La burbuja del running.

8

Muchas veces nos quejamos, yo el primero, de la “Burbuja del running”, algo así como la del “ladrillo” pero sin efectos tan catastróficos. Quejas sobre el mercantilismo imperante en este mundillo y sobre como correr se está convirtiendo en algo muy alejado a poner un pie delante de otro. Pero no siempre somos consecuentes con nuestras quejas, nuestra coherencia como corredores a veces deja mucho que desear:

  • ¡Que esta carrera cuesta mucho y el avituallamiento es un desastre!: Seguimos corriéndola año tras año.
  • ¡Que las kayano cuestan un ojo de la cara!: Vamos por el par que hace 21.
  • ¡Que nos venden que talonear es bueno y malo en la misma revista de running!: Suscripción anual.
  • ¡Que una web, cuenta de Twiter o FB sólo me quiere para que vea su publicidad y para ello copia los artículos de otros sitios o sube vídeos que no son suyos!: Like, Fav, RT y alabanzas mil.

El auge que ha experimentado el “running” en estos años es casi imparable,  parques repletos de corredores, gente que jamas te imaginarías que iba a salir de su sofa-“chaise longue” corre, y más que tu. Somos una masa ingente de clientes que no conseguimos remodelar la burbuja hacia algo más amable.

Casi todos empezamos a correr pensando que es un deporte barato y que sólo necesitamos unas zapatillas y ganas, un lema que podríamos denominar como “La Gran Mentira del Running”. Correr no es barato, no es carísimo, pero tampoco es barato, al menos para la mayoría. Hay casos excepcionales en los que el corredor no sucumbe a las tentaciones y con unas zapatillas al año y las camisetas de las dos o tres carreras que participa le es suficiente, pero yo no soy de ese tipo de corredores: varias zapatillas al año, visita al fisioterapeuta mensual, reloj gps, camisetas, cortavientos, cinturón, medias de comprensión, buff, calcetines decentes y eso que no corro maratones, no tomo geles, ni barritas o pan runner y tampoco compro revistas de correr (por suerte soy co-editor de una) ni muchos de los libros de running que ahora abarrotan las librerías. En resumen, que yo corra hace que muchos otros ganen dinero.

Run and Take the Money

El boom del running es para muchos simplemente fajos de billetes en movimiento, al igual que lo son los trabajadores de banca, los ciclistas, los bebes, etc, somos simplemente un segmento para empresas que ofrecen productos o servicios más o menos relacionados con el mundo del running, algo legítimo, salvo cuando los servicios que ofreces no están a la altura de lo que quieres cobrar o, como sucede en algunas ocasiones, el producto/marca que vendes es una tomadura de pelo. Los corredores nos situamos dentro de esta burbuja sin tener claro el poder de influencia que ejercemos cada vez que tomamos una decisión de compra y, sobre todo, al dejar por escrito nuestra opinión razonada, ya sea en las RRSS o en la propia página de la marca/producto.

Una forma de evaluar el estado de la burbuja es pasearnos por las RRSS y ver los comentarios y respuestas de los CM (Community Manager) de algunas de las carreras más importantes de España y su forma de actuar con los corredores y a la vez sus clientes:

Muchos podréis pensar que un CM no representa a toda la organización de la carrera, probablemente no, hay CM’s que revalorizan carreras que luego defraudan. Pero cada vez más, el CM suele ser, junto a la web de la carrera, la principal vía de contacto entre corredores y organización, por lo que si tu primera imagen es descuidada o arrogante, la visión que tendrán los corredores sobre la carrera será la misma. Y tratando el tema de los CM creo que es mejor no hablar de las marcas deportivas y sus canales de comunicación, en la mayoría de los casos no llegan a entender que no somos meros espectadores de su publicidad.  

Algo que también parece que se nos olvida es que para correr una distancia “X” no es necesario apuntarse a una carrera, muchas veces puede ser más gratificante alcanzar una meta con un grupo de amigos o por nosotros mismos que pagando un dorsal, pero esto es más una opinión muy personal, entiendo a aquellos que tienen la “fiebre del dorsal” pero creo que hay que ser conscientes de que al correr carreras mal organizadas o que sólo tienen como objetivo su propio beneficio, además de perpetuar los defectos de éstas, perjudicamos también a las que se esfuerzan por ofrecer servicios de calidad y no tienen tanta carga mediática detrás que les garantice cubrir todos los dorsales y con ello los gastos de organización.

Por mi parte, por supuesto que me gustaría correr grandes maratones como Berlín, pero a nivel local intento tener cierta “ética” y apoyar aquellas carreras o eventos que se realizan con cariño, seguramente tendrán fallos, pero al menos ves que hay gente implicada para sacar un evento pensado por y para los corredores como es el caso de las dos últimas en las que he participado: el 10k de Alboraya o la 10k de Foios contra la Fibrosis Quística (próximamente la crónica).

Este post en realidad era la crónica del 10k de Foios, una carrera que demuestra que de la burbuja del running no sólo nacen proyectos o ideas que tienen nuestro dinero cómo su único objetivo, existen empresas, marcas,  grupos de corredores, etc. que compensan a otras que siguen hinchando la burbuja y quería dejar constancia de ello para recordarme a mi mismo que hay que apoyar a las iniciativas, que aún siendo privadas, nos tratan con cariño y tienen alma.

8 Comentarios

  1. Como en la quimera del oro, hay gente de todo tipo que se apunta a la burbuja a sacar tajada. Corredores que desean alimentar su ego, entrenadores personales, fisios, clubes de running, páginas web especializadas, vendedores de revistas, vendedores de libros, vendedores de cualquier cacharro relacionado, etc. todos caben.

    Yo, no se si por mi forma de ser o por la experiencia, soy de los que defiende que correr es barato. eso sí, paso de suscripciones, estiro las zapas y sólo las compro de oferta, poca ropa técnica, un GPS me dura 5 años, me inscribo en pocas carreras. Disfruto del correr y eso no es caro, o no lo debería ser.

    • Excepciones que confirman la regla, eres muy “old style”, si tuvieras unos años más, serías como los corredores que me cruzo muy de vez en cuando por donde salgo, más de 60 años, con pantalón corto y sudadera de algodón en vez de cortavientos.

  2. Genial entrada!…. La comparto al 110%… Está claro q la burbuja está en nuestras manos, pero a veces es difícil no apuntarse a alguna d las 2 únicas carreras q se hacen al año por el centro d tu ciudad… En Madrid o BCN es fácil seleccionar pero en sitios pequeños es lo q hay

    Un abrazo y feliz año!

    • Canarias y sus carreras es algo que se sale de norma. Pero por lo que os leo, si que hay algunas que son organizadas con bastante cariño, otras, como ya sabemos, son sólo un book fotográfico del político de turno.
      Feliz año Pancho.

  3. Correr es barato,pero todo el mundo puede gastar mas si quiere.Hoy esta de moda correr con amigos, clubs, con los del gimnasio y hacer alguna carrerita que cumpla las 3 b.Buena , bonita y barata.

    • El problema que veo en la burbuja, es que en pocos sitios serios que te recuerden que no son necesarios geles, el mejor gps, la última zapatilla, etc. Pero si, aunque no se lo común, correr puede llegar a ser un deporte barato.

  4. Lamentablemente somos demasiado fácil controlar como “sociedad”, en lo referente al coste de correr siempre irá en función de cada persona, pero a priori es de los deportes más baratos, casi sin dudarlo, el gasto lo puedes estirar hasta el infinito, como en todos los deportes.
    Esto del correr, que lo llamo yo, como casi todo en la vida, es un negocio, en nuestras manos como individuos esta sucumbir, o no…..

    • Muy de acuerdo Toni, esa es la cuestión de artículo, al final si es un negocio y nosotros somos los clientes, que menos que nos ofrezcan un producto/servicio de calidad, o al menos, acorde con el precio que pagamos.
      Saludos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here