No corriendo por Francia

4
3

Un post de verano escrito entre Montpellier y Toulouse, las dos ciudades que este año estamos visitando durante las vacaciones. Lo relativamente cerca para acoplarse a un presupuesto limitado, pero situadas en el extranjero que siempre ayuda a que la desconexión con la vida diaria sea más fácil.

No preocuparse por la fachada.

Siempre que viajo al extranjero suelo fijarme inconscientemente en aquello que no me gusta de mi país. Cada vez que viajo por Europa me fijó en las aceras, de color gris, no descuidadas pero sin que reluzcan, sin que parezca que se han cambiado cada cuatro años aprovechando periodos pre-electorales. En este viaje me he dado cuenta lo difícil que es a veces descubrir si una casa está abandonada o vive una familia adinerada, las fachadas suelen ser iguales, de un gris monótono, descuidadas y con unas contraventanas con falta de más de una mano de pintura. No creo que se trate de tener o no tener, de gastar menos o más, sino de gastar en cosas que realmente compensen, que el dinero te ofrezca algo de valor real a cambio. Una fachada de mármol, una verja de un parque pintada todos los años, un coche oficial cada 5 años, por poner algunos ejemplos de gastos públicos que no tengo claro que ofrezcan algún tipo de compensación al contribuyente. Estos pensamientos se asociaron al mundo del running, muchas veces me veo con las mallas, medias de compresión, el garmin, el cinturón, etc, como la fachada de una casa en España, pero sin realmente poder correr todo lo que me gustaría, mientras que otros, sólo con una camiseta de tirantes y unos pantalones cortos me recuerdan a muchas casas que estoy viendo en este viaje, menos fachada y más cuidar lo realmente importante. (Aclaración, para mi hay dos tipos de corredores únicamente, los que están empezando, no saben correr y les da vergüenza llevar camisetas de tirantes, entre los que me encuentro, y los que llevan camisetas de tirantes)

No correr por Francia.

Por tercer o cuarto viaje veraniego, sigo con la maldición de no poder descubrir la ciudad a golpe de zapatilla. Esta vez ha sido un esguince que no termino de curarme. La anterior aún me duele, estar en New York y no poder correr por Central Park (NY) por culpa de una fascitis me jodió mucho. Muchas ciudades están hechas para verlas corriendo, siempre puedes descubrir lugares en los que no te fijarías en un simple paseo turístico. Las vacaciones pueden ser el mejor momento para poder hacer una tirada de las que no importa parar las veces que sean necesarias para ver a que hora abre una pastelería o para echar una foto a un gato durmiendo en un balcón, correr por el placer de descubrir rincones de la ciudad a los que no llegarías andando.

Correr en francia

4 Comentarios

    • Creo que lo de “ojo con la repostería” sólo lo cumplo en el desayuno, en comida y cena siempre soy muy de probar postres locales, pero en este viaje también cae alguno en la merienda XD
      Me extraña que no lleves tirantes, creo que es más por que te gustan demasiado las camisetas más que por temas atléticos que vas bastante sobrado 😉

  1. Este año por mi cumpleaños pedí una camiseta de tirantes porque pensaba que me vendría bien para el verano. Al probármela dije, vamos a cambiarla por una clásica con mangas. En serio, no me gustó nada lo que vi en el espejo. 🙂

    Disfruta de esas vacaciones y cuida ese esgince…

    • Jajajaja, yo estoy en las mismas, sólo las gasto en invierno con camiseta térmica debajo. No se sí será que no somos “pros” o que necesitamos pasar por una sesión depilatoria, pero lo de la vergüenza ya lo perdimos con las medias de compresión ;-), por lo que todo llegará.
      Buen verano a ti también.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here