Pulsómetro Polar OH1: análisis, prueba y opinión.

0
Polar oh1 pulsómetro óptico de brazo y antebrazo

En este artículo os traigo la review detallada del pulsómetro Polar OH1, un sensor óptico de frecuencia cardíaca que se coloca en el antebrazo mediante una cinta elástica y que es compatible tanto con apps móviles de deporte como con relojes gps y ciclocomputadores que admitan sensores externos por bluetooth (*). El Polar OH1 salió al mercado a finales de agosto de 2017 a un precio de 80€, aunque ya es fácil encontrarlo desde 69 € en amazon, es resistente al agua, tiene un autonomía máxima de 12 horas y dispone de memoria interna que permite usarlo de forma independiente sin necesidad de vincularlo a otro dispositivo. (*) Listado de modelos compatibles.

Al igual que el resto de pulsómetros ópticos del mercado, el Polar OH1 está pensado para sustituir a las (incómodas) bandas de pulso de tipo pectoral, aportando mayor comodidad y, en este caso, sin los problemas de fiabilidad y precisión habituales de los pulsómetros ópticos de muñeca. Muchos estaréis pensando que los pulsómetros de antebrazo no tienen mucho sentido hoy en día, sobretodo cuando la mayoría de relojes gps y pulsómetros ya incorporan su propio sensor óptico en la parte trasera de la carcasa. Pero quizás estéis viéndolo sólo como corredores, dejando de lado a muchos deportistas que se beneficiarán de las ventajas comunes a este tipo de pulsómetros ópticos que se llevan en el brazo:

  • Mayor precisión en ciclismo y spinning, donde los pulsómetros de muñeca se ven afectados negativamente por la flexión de la muñeca en el manillar y por las vibraciones que transmite el terreno, además de por los numerosos cambios de ritmo al dejar de pedalear o con los cambios de pendiente.
  • Mayor adaptabilidad corporal al llevarse en el brazo (o en antebrazo) dónde hay menos vello y mayor superficie de contacto, evitando así muchos de los errores de medida debidos a muñecas con mucho pelo o muy pequeñas.
  • Revive modelos antiguos. Al añadir un sensor óptico externo se le da “una nueva vida” a modelos de gama alta como el Ambit3, Spartan Sport, Polar V800 (mientras esperamos el V830) o modelos baratos com el Polar M400.
  • Apto para deportes de invierno donde, por las condiciones de temperatura, tenemos que llevar el reloj por encima de la ropa utilizando así el sensor óptico propio del reloj.

Una vez ya tenéis claro porque soy fan declarado de este tipo de pulsómetros de antebrazo, de hecho tengo una versión similar desde hace años: el Scosche Rhythm Plus, ya podemos ver con detalle el diseño, las especificaciones básicas del Polar OH1 y cómo se comportó durante las pruebas realizadas. También tenéis un resumen en vídeo al final del artículo.

Polar OH1: diseño, indicadores y manejo.

Pulsómetro óptico Polar OH1: sensor óptico, banda y cargador.

El pulsómetro de brazo Polar OH1 lo compone el propio sensor óptico de frecuencia cardíaca, una pastilla redonda de 26 mm de diámetro y 9,5 mm de espesor, y el brazalete textil elástico de 25 mm de ancho que lleva incorporado un soporte de plástico donde se acopla directamente la pastilla del sensor. El conjunto es bastante ligero, 18 gramos, por lo no se genera balanceo alguno mientras corremos. Tampoco hay posibilidad de perder la pastilla al ir acoplada a presión y siempre entre la banda elástica y la piel. ¡Ojo!, con los leds siempre mirando hacia la piel si queremos que funcione ;-)

clip de carga del pulsómetro Polar Oh1

El sistema de carga es externo al propio pulsómetro, junto al monitor y la banda recibimos un cargador usb con el hueco exacto para insertar la pastilla del sensor por el lado en el que tiene los cuatro pines metálicos de carga.

El pulsómetro óptico tiene el mismo diseño, sensor en el centro rodeado de 6 leds, que el utilizado en el Polar M430 (vídeo-review) y en el M600. Mismo diseño e idéntica precisión, pero ahora sin los problemas asociados a llevarlo en la muñeca en actividades de ciclismo. En uno de los laterales tenemos un led multicolor indicador del estado y en el opuesto un único botón de control. Se echa de menos algún tipo de indicador luminoso en uno de los laterales que nos pudiera indicar la zona de frecuencia cardíaca en la que estamos trabajando si lo utilizamos en el modo de registro con memoria interna sin otro dispositivo acoplado donde ver el pulso.

control y leds de aviso pulsómetro polar oh1 de antebrazo

El manejo del OH1 es muy sencillo, manteniendo pulsado el botón se encenderá y de igual forma lo apagaremos. Una vez encendido, si pulsamos dos veces seguidas el botón de control empezará el registro de pulso en la memoria del sensor. Si volvemos a pulsar dos veces seguidas detendremos el registro. En cuanto a los avisos del indicador led, tenemos:

  • Luz azul parpadea al inicio: conectando, sincronizando o vinculando.
  • Luz azul parpadea rápido: buscando el reloj/ciclocomputador o esperando confirmación.
  • Luz azul está encendida de forma fija; actualizando firmware (vía app Polar Flow o con el programa flowSync).
  • El led muestra luz roja de forma fija: error. En este caso, si no se arregla apagando/encendiendo, lo mejor es vincularlo a la app para restablecer la configuración.
  • El led rojo parpadea cinco veces: batería baja.
  • El led verde y el rojo se alternan cada segundo: batería baja en modo sensor externo.
  • Luz blanca parpadea rápido dos veces: no detecta pulso (comprobad que no lo hemos insertado al revés).

En el manual de usuario del Polar OH1 encontraréis, además de toda la información sobre el pulsómetro, algunos avisos led más.

El pulsómetro polar Oh1 no esta pensado para llevarlo en la muñeca. Polar indica que podemos llevarlo indistintamente en la parte superior del brazo o en el antebrazo, en la parte externa, pero no especifica nada sobre cuándo es mejor llevarlo en uno u otro lado. Por las pruebas que he realizado tampoco he visto cambios significativos en cuanto a la precisión en función de la posición, incluso llevándolo en la parte interna del antebrazo. En resumen, colocar el Polar 0h1 en la zona del brazo donde os parezca más cómodo y si veis medidas extrañas (llevándolo apretado), probad primero a cambiarlo de brazo y aseguraros que no lo llevaís encima de alguna zona tatuada.

En cuanto a la comodidad, no es ni mucho menos molesto, casi no se nota que lo llevamos puesto, pero no es raro que aparezcan marcas circulares de presión donde estaba colocado el sensor si lo llevamos muy apretado durante una hora. Estas marcas son debidas a un tamaño más compacto que otros modelos del mercado, la mayoría cuadrados y con mayor superficie de contacto.

comparativa pulsómetro de antebrazo polar oh1 versus scosche rhythm plus

Otro aspecto a destacar de su diseño es el brazalete, al ser relativamente estrecho, es fácil que se gire cuando hacemos algún volteo enérgico nadando en la piscina. Si vais a usarlo asiduamente en natación, quizás sería recomendable utilizar algún tipo de brazalete de goma sobre el pulsómetro para evitar que se gire accidentalmente o llevarlo en el brazo y no en el antebrazo.

Polar OH1: configuración y especificaciones técnicas.

Como hemos dicho al inicio de la review, el pulsómetro Polar OH1 puede utilizarse de dos formas distintas, como dispositivo de entrenamiento independiente, con la aplicación móvil Polar Flow, o como sensor externo, vinculado a un reloj gps, ciclocomputador o app móvil vía bluetooth.

Si lo vamos a utilizar como pulsómetro de entrenamiento independiente utilizando la memoria interna del propio dispositivo, deberemos descargar primero la aplicación móvil Polar Flow. Esta app nos permitirá también tener actualizado el firmware del Polar OH1 y definir dónde vamos a llevar colocado el sensor. Aunque podemos añadir el sensor a nuestra cuenta de Polar Flow tanto desde la app como desde la web Polar Flow, habitualmente da menos problemas hacerlo primero desde un PC. Para ello tendremos que descargar el programa de sincronización Flow Sync, hace de intermediario entre el sensor y la web, y conectar el sensor insertado en el clip de carga a un usb del PC. Una vez conectado, FlowSync lo detectará y podremos añadirlo a nuestra cuenta de Polar Flow.

configuración y colocación pulsómetro de brazo o antebrazo polar oh1

Una vez ya tenemos el OH1 en nuestra cuenta de Polar Flow, éste nos aparecerá en nuestra lista de dispositivos de la app móvil y será más fácil vincularlo.

Para empezar una grabación autónoma de la frecuencia cardíaca con el OH1 sólo tendremos que encenderlo pulsando el botón y, una vez haya detectado el pulso (el led indicador lateral parpadeara con una luz verde cada segundo), pulsar dos veces el botón. Sabremos si está registrando en la memoria el pulso porque el led indicador empezará a parpadear más rápido. Para detener el registro autónomo sólo hay que pulsar de nuevo dos veces seguidas el botón de control. En este mini-video publicado desde la cuenta de twitter de Polar se ve el procedimiento anterior.

La actividad registrada se puede sincronizar a nuestra cuenta de Polar Flow tanto desde el PC (con el programa Flow Sync) como con la app Flow Polar. En este último caso, con la app abierta, sólo tendremos que encender el sensor cerca del móvil y empezará la descarga (saldrá el icono del pulsómetro en la parte superior). Si no fuese así, comprobad que tenéis el bluetooth del móvil activado y/o deslizar la pantalla principal de la app hacia abajo para que vuelva a buscar el sensor OH1.

sincronización polar oh1 con app móvil polar flow

Para utilizar el Polar OH1 como sensor externo vinculado al otro dispositivo, el segundo modo de funcionamiento, sólo tendremos que encender el pulsómetro presionando el único botón y el OH1 estará listo para emparejarse con el dispositivo que queramos utilizarlo. Para ello, la primera vez tendremos que acceder a la configuración del reloj/ciclocomputador y, desde la opción de añadir sensores, vincular el sensor OH1 con el reloj o ciclocomputador (como haríamos con cualquier otro sensor externo). En el caso de utilizarlo con una aplicación móvil deportiva distinta de Polar Flow, el sensor deberá añadirse mediante los ajustes del bluetooth del teléfono.

conexión pulsómetro oh1 como sensor externo en relojes gps
Usando el Polar OH1 con los últimos modelos de Gama alta de Garmin que sí que admiten sensores vía bluetooth.

Antes de pasar a evaluar la precisión del pulsómetro, os dejo un resumen de las especificaciones técnicas del Polar OH1:

  • Autonomía hasta 12 horas. En las pruebas llegó a las 12 horas y 11 minutos antes de apagarse (link prueba). Cuando queda poca autonomía te avisa con una luz roja en el indicador led.
  • Registro de frecuencia cardíaca por segundo.
  • Conectividad sólo bluetooth. No es DUAL, por lo que no se conecta vía ANT+, no siendo compatible con todos los modelos de Garmin, los antiguos como el Forerunner 920, 230, 235, 35 o el vivoactive HR y ciclocomputadores como el Edge 520 sólo pueden conectarse a sensores vía ANT+. Sin embargo, los últimos dispositivos de Garmin ya permiten sensores de tipo bluetooth, modelos como el Forerunner 935, Fenix 5, Forerunner 645, vivoactive 3 o Edge 130 serán compatibles también con el Polar OH1.
  • Memoria hasta 200 horas en modo grabación autónoma.
  • Resistencia al agua 30 m (apto para natación).
  • Temperatura de funcionamiento: -10 °C a +50 °C.
  • Precio y versiones disponibles: además de la banda negra (65 €) inicial, Polar ha sacado dos versiones más: con banda en color naranja (79 €) y otra con la banda en gris (79 €).

Fiabilidad y precisión del pulsómetro Polar OH1.

Las pruebas que veréis aquí sólo confirman lo que muchos ya sabréis, Polar, aunque llegó más tarde que otros al mercado de los pulsómetros ópticos, ha conseguido desarrollar sensores ópticos de gran precisión, y el OH1 no es una excepción. No estamos hablando del mejor pulsómetro del mercado, le falta conectividad dual que permita conexión ANT+ y la autonomía lo deja fuera de pruebas de ultra distancia, pero si nos encontramos ante el pulsómetro de antebrazo más preciso de los que hay actualmente a la venta.

A continuación veréis varias pruebas realizadas comparando el registro de pulso obtenido con el OH1 con el de una banda de pulso clásica de tipo pectoral. La primera de ellas es una prueba en rodillo a esfuerzo constante y como podréis apreciar, el resultado obtenido con los distintos pulsómetros es prácticamente idéntico.

Prueba de fiabilidad y precisión del pulsómetro Polar 0H1 a velocidad constante.

La siguiente prueba también se realizó en bicicleta y rodillo, pero esta vez aplicando diferentes resistencias para ver los cambios de frecuencia cardíaca. El resultado también evidencia la alta precisión del OH1.

Prueba de fiabilidad y precisión del pulsómetro Polar 0H1 con cambios de ritmo.

Para asegurarme que el OH1 se adapta a todas los tipos de personas y rangos de frecuencia cardíaca, la siguiente prueba la realizó mi mujer en un entrenamiento de carrera a ritmo más o menos constante, con una calentamiento inicial andando. Como podréis apreciar el Polar OH1 también tiene un comportamiento excelente en rangos de frecuencia cardíaca por encima de los 180 ppm (rangos a los que yo no llego).

Prueba de fiabilidad y precisión del pulsómetro Polar 0H1 a altas pulsaciones

La siguiente imagen se corresponde con una sesión de ciclismo en exterior, justo las peores condiciones para los pulsómetros ópticos. En ella podéis ver como la gráfica no tiene picos discordantes con respecto a la registrada con el pulsómetro de banda (azul). Pero si ampliamos en detalle, veremos como el sensor óptico se “come” algunos picos de subida y bajada de pulso, suavizando la gráfica obtenida.

Prueba de fiabilidad y precisión del pulsómetro Polar 0H1 en ciclismo exteriores

El retraso a la hora de detectar los cambios bruscos de pulso es un error típico de los sensores ópticos, por eso, si bajamos 5 ppm al dejar de pedalear 10 segundos y luego volvemos a pedalear, muchos pulsómetros ópticos no llegarán a registrar toda la bajada de pulsaciones, sino un porcentaje de ella. Aún así, el resultado obtenido con el Polar OH1 en salidas de ciclismo está muy por encima de todos los relojes con pulsómetro óptico integrado que he probado.

En la imagen siguiente se puede observar mucho mejor el retraso en detectar el cambio de pulsaciones que he comentado antes.

Prueba de fiabilidad y precisión del pulsómetro Polar 0H1 retraso medición

El Polar OH1 también se comporta razonablemente bien como pulsómetro para natación, ya sea en el mar o en la piscina. Su único problema lo encontraréis en los giros rápidos en la piscina. Por ello es más recomendable llevarlo en el brazo que en el antebrazo. En la siguiente imagen tenéis un 5x300m+200m donde en el quinto 300’s se giró el brazalete, de ahí ese pico raro final. Pero salvo ese error puntual, la medición es bastante precisa.

Prueba de fiabilidad y precisión del pulsómetro Polar 0H1 nadando

Polar OH1: Pros, contras y opiniones finales.

A continuación tenéis un resumen de los pros y contras que he ido encontrando durante los más de 3 meses que he podido probar este pulsómetro óptico de antebrazo.

Pros: 

  • Precisión y fiabilidad (también en ciclismo o en actividades con cambios de ritmo)
  • Buen Precio. Es el más barato de los tres brazaletes de pulso que hay actualmente en el mercado: Polar OH1 (69 € en amazon), wahoo Tickr fit (desde 79 €) y Scosche Rhythm Plus (desde 80 €), siendo los dos últimos duales (BT+ANT+) pero sin memoria interna.
  • Sumergible a 30 metros. Ni el Scosche ni el de Wahoo lo son.
  • Memoria interna que permite por ejemplo olvidarnos de llevar el móvil en el gimnasio o utilizarlo en natación sin necesidad de un reloj específico para nadar.

Contras:

  • Conectividad sólo Bluetooth. No es compatible con modelos como el Fenix 3, FR920 o el FR230 que sólo admiten sensores vía ANT+.
  • Autonomía no sorprendente. Aunque las 12 horas son más que suficientes para salidas ciclistas, carreras y varios entrenamientos, además de ser más de las 8 horas que ofrece el modelo de Scosche, deja de lado actividades de larga duración y se queda algo corta si la comparamos con las 30 horas del wahoo tickr fit y el futuro Scosche Rhythm 24 (con 24 horas de autonomía, pero con un precio de 99 €).
  • No dispone de pantalla o de indicadores externos que permitan saber el rango de pulso al que estamos trabajando.
  • El sistema de carga y el brazalete no son estándar. Si perdemos alguno de ellos tendremos que comprar el original. El brazalete se puede encontrar fácilmente por 17 € en amazon pero para conseguir un cargador tendremos que contactar con el servicio técnico.
  • El diseño tan compacto, aunque no es incómodo, podría ser más ergonómico.

En resumen, tras las pruebas realizadas queda bastante claro que Polar OH1 es el pulsómetro óptico de banda más preciso y barato del mercado. Aunque se echan de menos algunos aspectos como la compatibilidad con ANT+ y algo más de autonomía, puede ser el compañero ideal para todos los que tenéis modelos de Polar como el M400 o el V800. Pero lo recomendaría sobretodo a ciclistas o amantes del spinning y otras actividades de interior que quieren dejar atrás las incómodas bandas de FC de pecho sin perder la precisión de éstas. Sin duda, el Polar 0H1 dará más alegrías como accesorio ciclista vinculado a ciclocomputadores o app’s de ciclismo que viéndolo únicamente como un pulsómetro para running.

En el siguiente vídeo, tenéis más o menos resumida la review que acabáis de leer (o si queréis evitar leerla), y también podréis ver en directo su tamaño y compararlo con el Scosche.

Espero que la review del Polar OH1 (o la vídeo-review) os haya resultado interesante y si estáis pensando en comprarlo, recordar que si lo hacéis a través del siguiente enlace “comprar Polar OH1 en amazon” estaréis ayudando a mantener en pie esta web. Tenéis el apartado de comentarios para cualquier pregunta, opinión o sugerencia y tanto si me seguís en Twitter (@PreMarathon) como si os suscribís al canal de youtube podréis estar al tanto de todas las noticias, pruebas y ofertas destacadas relacionadas con el deporte y la tecnología que voy publicando. Gracias por leerme y hasta el siguiente artículo.

Victor – @PreMarathon

Índice de artículos de tecnología deportiva.

(*) Compatibilidad Polar OH1: entre otros muchos dispositivos, el Polar OH1 se podrá utilizar vinculándolo vía bluetooth con los relojes A300, A360, A370, M400, M430 y V800 de la propia marca Polar, los relojes gps de la gama Ambit3 y Spartan de Suunto, los últimos relojes gps de Garmin (FR935, Fenix 5 y Forerunner 645) y con los ciclocomputadores de Polar (M450, V650y M460), todos los de la marca Wahoo (ELEMNT, ELEMNT Bolt y ELEMNT MINI) y el último modelo de Garmin, el Edge 1030.

Ofertas recomendadas:relojes gps de oferta y baratos

Dejar respuesta

Por favor deja tu comentario
Por favor deja tu nombre
Los datos de carácter personal (nombre, e-mail, ...) que nos proporciones rellenando estos campos serán tratados de forma transparente y segura por el representante de esta web (Victor Manuel Cabrera Ros). La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos es la de gestionar, mostrar y moderar los comentarios que acompañan a los artículos. La legitimación se realiza por consentimiento del usuario y los datos se alojarán en los servidores propios de Premarathon.com (ver política de privacidad) dentro de la UE. Así mismo, tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional de la  política de privacidad. Si además marcas la casilla de "Suscríbeme al newsletter mensual de PreMarathon.com", los datos se guardarán en la lista de MailChimp (proveedor de Premarathon.com ) fuera de la UE, en EEUU, aunque el proveedor Mailchimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, así que puedes estar tranquilo. En todos los mails de las newsletter mensual que recibas habrá un enlace para darte de baja.  Hasta que no se solicite su supresión por el interesado, se almacenarán los datos proporcionados. Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en está página.