Salir de la cárcel en bicicleta.

4
12

Esta semana me he sentido bastante identificado con un artículo escrito por @PlanetaMon acerca de las lesiones. Aunque creo que casi todos los corredores que lo lean podrán sentirse identificados, solo hay que leer alguno de los comentarios que están dejando. El artículo se titula “La prisión de la lesión” y os recomiendo que lo leáis.

Corredor y lesión no son sinónimos pero van casi siempre de la mano. Lesionarte es el precio que a veces tenemos que pagar por disfrutar de correr, antes o después tendremos que dejar de correr por estar lesionados. Junto a los problemas físicos que pueda acarrear una lesión, surge un problema añadido: la frustración por no poder correr, algo parecido a sufrir síndrome de abstinencia con el tabaco. Lo comenté con cierto “humor” cuando escribí sobre ser “Runadicto”, pero suele pasar, correr engancha y no poder hace que tu cuerpo no pueda liberar la tensión que habitualmente expulsa corriendo. La acumulación de tensión, junto con la incertidumbre de no saber cuando te recuperarás,  no hace que seas justo la persona más amable del mundo.

Pero todo lo anterior está mejor expresado en el artículo de @PlanetaMon,  aquí solamente quería compartir cual es mi solución para salir de dentro de esa cárcel: una bicicleta. Sinceramente creo que montar en la bici es el mejor sustitutivo que podemos hacer para paliar la ansiedad de no poder correr. Practicar ciclismo (si se le puede llamar ciclismo a lo que yo hago) me permite no perder del todo la forma física y es el perfecto complemento cuando no quiero abusar de kilómetros que puedan volver a lesionarme. Creo que es muy probable que si te gusta correr con el tiempo te guste ir en bicicleta, aunque realmente el cambio más radical se producirá cuando utilices la bicicleta como transporte diario, introducirla en mi día a día es una de las pocas cosas que me hacen tener una sensación de libertad similar a la de correr.

Este es un post corto, con un gran artículo para leer con detenimiento y un consejo que aún agradezco que me lo dieran hace tiempo.

La felicidad esta más cerca con una bicicleta.

4 Comentarios

  1. Algo parecido a síndrome de abstinencia no, es síndrome de abstinencia en toda regla.

    En realidad somos unos “yonkies”, necesitamos nuestra dosis de endorfinas y adrenalina, estamos tan acostumbrados a esa sensación de “Conan” que te da el correr que cuando nos falta lo notamos y mucho, nos volvemos profundamente negativos, incluso la lesión se agrave por el hecho de pensar demasiado sobre ella.

    Ahi puede entrar como tu dices la bici, esa gran olvidada, un ejercicio redondo y divertido, con gran perdida calorica (mucho mas q el correr) y que para colmo te lleva de un punto a otro, rápidamente (eso si respetando las normas de trafico que son para todos y a ser posible con casco…)

    Estar lesionado es una Cárcel, nuestra alma quiere correr, pero las patas no pueden, es una situación muy difícil por la que todos pasan y todos pasaremos.

    Buena entrada crack

    • Muchas gracias Javi por el comentario!La verdad es que yo soy ciclista urbano que poco a poco he pasado a hacerlo tb deportivo. Si vieras la peugeot de los 80 que he sacado de un chatarrero, verías lo que que es hierro-hierro. La verdad es que fue a partir de la fascitis plantar cuando la utilice más para quitar el mono que para entrenar, pero ahora veremos si ahora con el rodillo le meto más caña. Lo que aún no entiendo es porqué nadie la mete dentro de los planes de entrenamiento para carreras largas si todos los que hacen “ultras” la utilizan y es de las pocas formas de estar de 2 a 4 horas haciendo ejercicio y ver como tu cuerpo responde.
      Un saludo

  2. No he pasado por una lesión (por suerte) ni soy ciclista deportiva. Pero sí voy en bici todos los días a trabajar y la utilizo los fines de semana en mis desplazamientos.
    Y aunque solo sea para trayectos de 10 o 15 minutos, el efecto que tiene la bici es increíble. Despeja la mente, activa los músculos después de estar 8 horas sentado y, sobre todo, pone de buen humor. La gente no me cree cuando digo esto pero es verdad.
    A veces me miran con cara rara cuando digo que voy en bici a casi todas partes, pero yo estoy empezando a mirar con cara rara a los que van siempre en coche.

    • Cada vez tenemos vidas más paralelas: correr, yoga, blog y ahora también ciclistas urbanos jajaja. Si no fuera porque se que no, pensaría que somos la misma persona! La verdad es que lo de ir en bici y depender menos del coche te da el buen humor que los atascos y el tráfico de la ciudad te quita. Muchas gracias por comentar.
      Un abrazo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here