Sobre correr y escribir.

9
19

Un blog de running se puede resumir en dos palabras: correr y escribir. Correr para que te broten ideas sobre las que escribir o escribir sobre cuánto o por dónde corres, has corrido o vas a correr.  Bajo esas dos premisas empecé este blog que ahora está más muerto que vivo. Aunque en un principio pensé que el abandono se debía a que el tema de los “relojes” gasta casi toda mi ineptitud/aptitud literaria, unido a que cada vez tengo menos ganas de meterme en “fregaos” del tipo: “mujeres, running y venta de cosmética encubierta”  o “déjame correr como me salga de los huevos y métete tus (*) por donde te quepan”.

(*) Pseudociencia, superalimento, análisis genómico, zapatillas/no-zapatillas, tribu aborigen o cualquier humo vendido como la cura de todos los males del running. 

El verdadero motivo está en el gráfico de la portada. Cada vez hago menos running  corro menos. Lo de elegir premarathon como nick y nombre del blog no fue casualidad sino más bien intuición. Aunque lo de dejar de correr también ha traído sus ventajas, además de grasa abdominal como para montar una fábrica de jabones, he podido mirar este mundillo desde fuera, y la verdad es que a veces asusta y te deja perplejo. Supongo que debe ser un efecto similar al de salir de fiesta y ser el único que no va borracho.  Al principio te ríes, pero conforme aumenta de intensidad del consumo más decadente te parece todo. Y creedme, en esto de correr, hay algo de decadencia retro-adolescente y demasiada intensidad del tipo “El running me sacó de las drogas y me hizo mejor persona a mi y a mis followers”. Bueno, no es que no me lo crea, pero visto desde fuera todo se relativiza un poco. Te relacionas con gente que no tiene twitter, la mayoría, y confirmas que  el “punto de cruz” lleva llenado el mundo de buenas personas desde hace décadas. A veces salir de la discoteca y volver a entrar es la mejor forma de saber si la fiesta ya se ha terminado, no se si viene muy a cuento, pero no está mal como frase de azucarillo.

La verdad es que no tenía mucho más que contar, que corro poco y que quizás por eso escribo poco. Pero igual que correr menos ha conseguido restarle importancia, o al menos darle la misma que a otros deportes, también me ha hecho apreciar más a los pocos blogs originales que quedan en torno al “running”. No es fácil crear historias alrededor de un hecho tan anodino y repetitivo como poner un pie delante de otro, y mucho menos conseguir ofrecer al lector unos minutos de entretenimiento o diversión más allá de egos, consejos milagrosos o épicos desenlaces dignos de héroes de la antigüedad. Desde aquí mi agradecimiento tanto a los que lo dejaron como a los que siguen tecleando en sus blogs.

9 Comentarios

  1. Bueno pero en Diciembre te has metido tus 25 Kilómetros…

    En serio, totalmente de acuerdo contigo en todo, cuesta escribir sobre correr cuando corres poco pero de vez en cuando siempre se te puede ocurrir una reflexión interesante… Por eso te pido que no dejes de correr (aunque sea 25Kms/mes) y no dejes de pasarte, aunque sea muy de vez en cuando, por aquí…

    Como bien dices no abundan los blogs originales, honestos y bien escritos, y el tuyo, sin ninguna duda, es uno de ellos..

    Feliz 2017 y guerra a la grasa abdominal!!!!

  2. Y yo que me he quedando esperando algo más Víctor… se me ha hecho corto el post, vaya, como tus 25kms.

    Al final comparto mucho de lo que dices, aunque también pienso que qué mal hace esto a la gente… y me doy cuenta que ninguno.

    En cualquier caso tus comentarios mordaces se echan de menos.

    Felices fiestas!

    • Hola Julio,
      La verdad es que no hace ningún mal, aunque hay que relativizar la importancia que le damos, y lo digo por experiencia propia, luego no podemos correr un par de días/semanas/meses y nuestras parejas nos darían con un garrote con tal de no aguantar nuestro mal humor.
      Feliz año a ti también.

  3. No nos dejes, porque nos has inspirado a muchos… y aunque efectivamente hay mucha obssesion dance en la fiesta, también es cierto que habrá unos pocos a los que nos gusta bailar de verdad y queremos seguir haciéndolo muchos años…

    Abrazo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here