Vender aire o regalar aire.

4
6

Después de tanto tiempo sin escribir por aquí, hasta se me hace raro. En realidad no he dejado de escribir, voy acumulando borradores que probablemente no verán la luz, pero os aseguro que todos ellos nacieron de una buena idea, o al menos eso pensé en su momento. Una vez comienzas a redactar, el miedo a destrozar una buena idea con una pésima argumentación junto a saber que me va a llevar un par de horas largas acabarlo acaba llevándome a vomitar casi todos esos pensamientos por twitter. No es por echarle la culpa a twitter, pero a veces pienso que el tiempo invertido en esa red social es dinero perdido, algo como pasar mucho tiempo en un bar, si, te ríes, informas, des-informas, pero al final, estás perdiendo dinero o tiempo, o ambas a la vez.

Hablando de dinero, más bien de ganar dinero vendiendo aire, que no humo, esta semana he podido ver en vivo dos ejemplos contrapuestos de trato al posible cliente.  Os pongo en situación: por una parte ciclistas urbanos, globeros varios y ciclistas de la chatarra, una nueva variante de ciclistas surgidos de la crisis y la pobreza, que recorren la ciudad rebuscando en contenedores trozos de chatarra, ropa o cualquier cosa que puedan vender y ganar algo de dinero.  Por otra parte tiendas de bicicletas, que viven de los ciclistas (redundancia necesaria para el desenlace de este post), pero a los que llegan muchos pidiendo, con buenas, malas y  otras maneras, inflar las ruedas. ¡Pidiendo aire!

Ante esta tesitura, el dueño de la tienda de bicicletas puede pensar:

  • A) Que pesados, esta gente molestando sin comprar nada, yo perdiendo mi tiempo y gastando mi aire.
  • B) Ciclistas en bici, sin aire, que han parado frente a mi tienda, que casualmente vende repuestos y accesorios para bicicletas. ¡Esto debe ser un regalo divino seguro!

La realidad es que ambas tiendas existen, están en zonas muy transitadas por ciclistas y los dueños, encargados o mentes pensantes tomaron una decisión al respecto. Uno de ellos colocó un cartel grande en la puerta con el siguiente mensaje “Inflamos su rueda por un euro”, dinero fácil pensaría el dueño. El otro colocó un inflador de pie como el de la foto atado a una cadena junto a la puerta, aire gratis para posibles clientes, pensaría el otro dueño.

Una misma ciudad, dos puntos de vistas diferentes. ¿Dónde unos ven un problema otros ven una solución? o ¿dónde había una solución otros ven un problema?.

Es un placer estar de vuelta.

4 Comentarios

  1. Cobrar o regalar, la eterna cuestion??? ME resulta una situacion bastante familiar, ya que desde que empecé a ayudar a mi padre en la tienda de bicicletas familiar nos llegaban infinidad de clientes para ver si por favor les podiamos dar aire a las ruedas de las bicicletas.

    Al principio era de lo mas normal, poca gente usabe la bici, y la mayoria de los que llegaban eran clientes, jamas vimos el dar aire como otra cosa que como un servicio adicional a nuestros clientes, o al fin y al cabo simpatizantes de la bici.

    Con el tiempo, la población ciclista fue subiendo (especialmente en verano, cuando la llegada de veraneantes al pueblo triplicaba la poblacion) y cada vez venian más y en grupos mas grandes, cada vez menos conocidos, y cada vez menos agradecidos.

    En un momento dado cambiamos el taller de ubicación y para dar aire a cualquier bici teniamos que subirla a pulso a un primer piso, darle aire y luego bajarla. Un verano, ante la imposibilidad de atender todas estas peticiones surgio de manera natural la opción de regalar aire, como la tienda que mencionas, habilitamos una bomba como la de la imagen y a cada uno que venia pidiendo que le hincharamos las ruedas, le dabamos amablemente la bomba.

    Al principio nos encontramos con reticencias, e incluso con “clientes” cabreados (pero que te cuesta, si es solo un momento: es que en el Pryca me la han dado sin aire) lo cual te hace perder un poco la fe en la raza humana; pero en ningun caso nos planteamos cobrar a nadie por el servicio y siendo honestos, en la gran mayoria de las veces acabmos ayudando al usuario a utilizar la bomba… Son ya 18 años con este sistema y no me gustaría que lo cambiaramos nunca.

    Moraleja, trata a los demas como te gustaría que te trataran a ti 🙂

    Gracias por volver al blog.

    (Toma tocho!!)

    • Primero gracias por el tocho, en serio, tu punto de vista aporta bastante al post. La realidad es que veo muchos negocios que optan por no cuidar a futuros “clientes” (entrecomillo porque muchos no llegan a dejar ni un €), sigue habiendo muchos sitios donde el trato es realmente malo. Yo también provengo de negocio familiar de cara al cliente, y a más de mil los hubiera mandado a la mierda, pero no es posible, no digo que no lo haya hecho, hay clientes que prefiero no tener. En resumen, pequeñas decisiones marcan el futuro de tu negocio y algunas, como tu cuentas, tienen que ser acordes a tu forma de ver la vida y de como tratar con personas.
      Un saludo tocayo.

  2. Dejas como dos cosas contradictorias el cartel “Inflamos su rueda por un euro” y el poner el inflador de pie con la cadena. Se pueden hacer las dos cosas en la misma tienda; que quieres inflarte la rueda ahí tienes el inflador, que quieres que el personal de la tienda te infle la rueda pues te cuesta un euro.

    Donde yo vivo te aseguro que la bomba de la calle duraría en condiciones un mes, por el maltrato de los usuarios, y como ya el dueño se vería con ciclistas exigiendo tendría que poner un nuevo inflador.

    Como ejemplo te cuento que, aquí en Cádiz, veo a gente con un cubo y detergente lavando el coche en el surtidor de agua de la gasolinera…y no les digas nada.

    • Hola Jose María,
      En realidad tienes razón en que puedes optar por las dos estrategias, tampoco es mala idea, habrá gente que prefiere pagar para no mancharse las manos. Pero al final una bomba de pie vale 20 euros y simplemente con las reparaciones de los pinchazos de gente que fuera a inflarla y se diera cuenta de que está pinchada ya la amortizaría. En definitiva, el trato que das al cliente (muchas veces irrespetuoso) es lo que te define como negocio. No quiere decir que te hagas rico tratando bien al cliente, ni lo contrario, tratando mal también se pude ganar mucho dinero: ryanair, movistar, etc … pero si que te marca como empresario.
      Un saludo y gracias por comentar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here