Nueva Fitbit Charge 3: análisis y opinión.

4
nueva pulsera de actividad fitbit charge 3

Fitbit ha conseguido que casi todos los medios del sector se hagan eco de su nueva pulsera de actividad Fitbit Charge 3 [149-169 €] y no hablen mal de la tercera edición de su monitor de actividad/salud más vendido. Esta nueva versión de su icónica “Charge” que incorpora pulsómetro óptico integrado y permite recibir notificaciones móviles es, según las propias palabras del CEO de Fitbit, “su pulsera de actividad más avanzada“. Malo sería que sacaran una versión peor que la anterior y lo dijera el director de la empresa en la presentación de la misma, pero hay que valorar que con la tercera Charge hayan conseguido por fin una que resista una simple ducha. Sí, esta Charge 3 es sumergible.

Dejando las ironías y el sarcasmo a un lado y volviendo al producto en cuestión, no tenía claro si escribir sobre este lanzamiento o no. Creo sinceramente que las pulseras de actividad por encima de los 60 € es un sector que ya está agonizando. Ya sean de Fitbit, Garmin o de cualquier otra marca, se ha producido una muerte por colapso. Sólo hay que echar un vistazo en amazon y ver como hay cientos de monitores de actividad, muchos de ellos imitaciones claras de modelos de Fitbit, que no sobrepasan ni los 20 euros o como modelos como la xiaomi mi band 2 doblan en numero de comentarios a la anterior Charge 2. Se hace muy difícil vender o explicar por qué tu producto es más caro que la mayoría si hacen teóricamente lo mismo.

Un gran problema para esta nueva Charge 3, pero la idea de Fitbit no es competir con los modelos baratos. Aunque me ha costado un par de días darme cuenta de ello, Fitbit no va a entrar en una guerra de precios y básicamente busca ingresos rápidos de los que ya han sido sus clientes. Para ello se centra básicamente en un único objetivo: que cambies tu Charge 2 por una nueva Charge 3 “más avanzada”. Un plan a corto plazo para conseguir oxígeno ($$$) mientras consiguen dar forma a un ecosistema de aplicaciones que pueda competir con el apple watch y se adentran en el mercado de productos orientados al control de la salud (arritmias, apnea del sueño, etc.).

Y bajo ese foco de “la mejor Charge” os iré desgranando las novedades y diferencias principales de esta nueva Fitbit Charge 3 con respecto al anterior modelo, cuáles son sus lagunas principales (no dispone de gps/pantalla pequeña) y si merece la pena adquirir este modelo o el smartwatch Versa. Pero sobretodo, intentaré averiguar sí realmente una pulsera de actividad de 149 € tiene sitio en un mercado repleto de modelos asiáticos que se encuentran por poco más de 20 euros.

Fitbit Charge 3: cambios destacados y novedades principales.

Aunque el diseño de la Fitbit Charge 3 es bastante continuista con respecto a la versión anterior, sí que está llena de pequeños detalles que la hacen algo más actual. En primer lugar ha sufrido un proceso de adelgazamiento. La nueva Charge 3 es 6 gramos más ligera (29 g de peso) y más fina (11,8 mm) que la anterior Charge 2 (21,5 mm x 13 mm). Una reducción de tamaño que no ha impedido mejorar la autonomía de este modelo, pasando de los 5 días de la Charge 2 a unos aceptables (que no impresionantes) 7 días.

En cuanto a la pantalla, aunque sigue siendo OLED, es más brillante y se añade al blanco y negro puro una escala de grises para generar gráficos más vistosos. La resolución es de 100×150 px. Según Fitbit, la retroiluminación se ajusta a las condiciones lumínicas del exterior pero habrá que probarla para comprobar su comportamiento real en exterior. Como en anteriores modelos de Fitbit, la pulsera siempre se encuentra con la pantalla en modo apagado por defecto, activándose al girar la muñeca o tocar la pulsera.

El cristal utilizado deberá ser más resistente a los roces que en el anterior modelo al utilizar ahora un Corning® Gorilla® Glass 3 y el control pasa a ser realmente táctil y no mediante toques en la pantalla con sucedía en anteriores modelos. También se ha sustituido el botón mecánico lateral por uno de tipo inductivo, algo que definitivamente ha debido facilitar la mejora en la resistencia al agua, haciendo que por fin la Charge 3 sea un modelo sumergible que no tengamos que quitarnos al ducharnos o nadar (donde registrará largos de piscina de forma automática).

Diferencias fitbit charge 3 versus Fitbit charge 2

Otro cambio estético evidente ha sido la minimización del enganche de las correas, un sistema que dio algún que otro problema y que se ha sustituido por una pestaña mucho más pequeña he integrada en la correa que recuerda mucho a las utilizadas en el apple watch. Como también recuerdan al modelo de apple las nuevas correas perforadas deportivas que vienen en la edición especial y que ya vimos como terceros vendedores las sacaron para la Charge 2 debido a la demanda por parte de muchos usuarios.

Fitbit ha aprovechado estos cambios estéticos para incluir el mismo sensor óptico de pulso del Versa que, además de registrar el pulso en actividades deportivas, de forma continuada las 24 h y estimar nuestro V02max (capacidad aeróbica), incluye un tercer led de color rojo para la medición de la saturación de oxígeno en sangre (SpO2) con la finalidad (futura) de predecir/registrar la apnea del sueño.

Siguiendo con los sensores, las dos ediciones especiales de la Charge 3 [169 €] incluyen el chip NFC para pagos inalámbricos, en España sólo disponible con las Mastercard del Banco Santander, OpenBank y Carrefour (listado de bancos). Junto al sensor de FC y pagos, la Charge 3 mantiene en su interior el acelerómetro interno (registro de actividad diaria), el altímetro (registro de pisos subidos), los avisos por vibración y la conectividad bluetooth (sincronización, notificaciones móviles y gps conectado) que ya traía la Charge 2.

En resumen, la nueva Fitbit Charge 3, manteniendo el estilo del anterior modelo, trae consigo una línea más fina y ligera, mejoras en la pantalla, tanto visuales como en resistencia, el nuevo sensor de pulso y de SpO2 de los smartwatch, pagos inalámbricos, una mayor autonomía (7 días) y la posibilidad de nadar con ella (resistencia al agua 50 m). Sin duda, novedades que pueden hacer plausible un cambio del anterior modelo a éste, sobretodo por la mayor autonomía y por ser sumergible.

Fitbit Charge 3: funciones deportivas, de actividad diaria e inteligentes.

Una vez vistas las novedades principales de la nueva Charge 3, sólo nos queda repasar rápidamente qué es lo que podremos hacer (ahora y en un futuro) con esta pulsera de actividad.

Como monitor de actividad no hay muchos cambios con respecto a la fitbit Charge 2, seguiremos registrando pasos, pisos subidos, calorías, minutos de actividad. También tendremos alarmas de inactividad mediante vibración y un registro avanzado del sueño (incluidas las distintas fases del mismo). Se mantiene la función para realizar ejercicios de relajación mediante respiración guiada y la única novedad, además de la mayor autonomía para este tipo de registro, es la integración de los avisos de salud femenina (ciclos menstruales) que se presentaron en el Versa.

La mayor novedad como pulsera deportiva la encontraremos en el perfil para natación en piscina (registra el número de largos de forma automática) dentro de los más de 15 modos de ejercicio basados en objetivos que podemos incluir en la pulsera. En todos los modos deportivos se registrará el pulso mediante el sensor óptico de frecuencia cardíaca. Además, mantiene la función “SmartTrack” que permite iniciar el registro de las actividades deportivas de forma automática al minuto de haber comenzado (en algunos deportes como correr, nadar o la elíptica).

El gran “pero” deportivo lo encontraremos en la ausencia del gps, al igual que ya vimos con el Versa. Aunque registra la distancia en carreras y caminatas, bastante bien si definimos nuestra longitud de zancada, si queremos registrar el trayecto en bicicleta u obtener datos más precisos de ritmos y distancia tendremos que usar la función de gps conectado junto al móvil, menos preciso que un reloj gps y con el inconveniente de tener que llevar el móvil con nosotros (para eso podemos utilizar una app deportiva). Este punto es quizás el más crucial para decidirse o no por la Charge 3 como dispositivo deportivo, más aún cuando hay pulsómetros con GPS como el Polar M430 o el Garmin Forerunner 35 por un precio similar.

En el uso como dispositivo inteligente, además de los pagos inalámbricos, se han introducido bastantes mejoras con respecto a la Charge 2, al menos mientras que la vinculación móvil no dé problemas como pasó en el Ionic. Junto al modo reloj, las alarmas silenciosas, las notificaciones de llamadas entrantes, mensajes de texto o los avisos de calendario que ya teníamos en la Charge 2, en la nueva Charge 3 tendremos notificaciones de las aplicaciones móviles que tengamos instaladas en el móvil (mensajería, RRSS, …) y podremos responder con mensajes cortos predefinidos en Android. Así mismo, Fitbit tiene previsto incluir en una próxima actualización una serie de aplicaciones o widgets con los que poder consultar todas las citas del calendario y el tiempo que va a hacer. No dispone de música integrada como si sucede con los dos smartwatch de fitbit (Ionic y Versa).

Al diferencia de lo que sucede con el nuevo diseño y las mejoras en cuanto a especificaciones técnicas, las funciones deportivas o el uso como monitor de actividad de la Fitbit Charge 3 no trae grandes avances. Salvo las notificaciones móviles, ahora completas, y el nuevo perfil de natación, no habría mucho más que nos motivase para dar el cambio entre versiones que Fitbit sugiere.

Fitbit Charge 3: precio y versiones disponibles.

Aunque se acaba de anunciar ahora y ya se pueden hacer pre-reservas, no será hasta el 1 de octubre cuando la pulsera Fitbit Charge 3 esté disponible para su envío. Fitbit ha sacado dos versiones distintas, un modelo básico por 149 €, sin chip NFC para pagos inalámbricos, y otra edición “especial” que si lo incluye (desde 169 €). De ambas ediciones encontraremos dos pulseras a elegir, una con la caja de aluminio en color gris grafito (correa negra o blanca deportiva) y otra en color oro rosa (correa azulada o textil).

colores y versiones disponibles fitbit charge 3

Las dos ediciones especiales que sí que traen el chip NFC traen una correa extra de color negro además de la que ya viene con la propia pulsera (blanca deportiva o de textil color lavanda). Como ya viene siendo habitual, las correas se podrán comprar por separado y ya hay versiones en diferentes colores tanto en los modelos de elastómero elásticos clásico y deportivo (más aireada) como en las versiones en textil y en cuero.

En la tabla siguiente tenéis los precios de cada uno de los modelos de la Fitbit Charge 3 disponibles para su pre-compra:

Fitbit os intenta convencer para dar el paso de la Charge 2 a la 3, pero si me preguntáis directamente a mi, creo que todo dependerá de cómo de contentos habéis estado con la Charge 2. Si os ha gustado la versión anterior no será ninguna locura dar el salto a la Charge 3. Simplemente por la mejora en la resistencia al agua y la autonomía, ya merecerá la pena. Y puestos a gastar, aunque me gustan más las correas de la versión sin NFC, creo que optaría por la edición especial con pagos inalámbricos. La diferencia de precio es pequeña y pagar con el reloj se está convirtiendo en uno de los estándar de pago más aceptados por los usuarios. Ahora bien, partiendo de cero, si me preguntáis si merece la pena comprar la Charge 2 (desde 109 €) o esta nueva versión, no tengo claro que ninguna de las dos sea una opción que le valga a todo el mundo, salvo que busquéis un accesorio de este tipo, más monitor de actividad que deportivo, con un plus de diseño y materiales que no tienen los modelos asiáticos.

Comparativa Fitbit Versa versus Fitbit Charge 3.

Si en la comparativa con la Charge 2 la nueva versión sale victoriosa, casi al mismo precio resuelve algunas carencias y mejora el diseño, si la comparamos con el Versa [análisis] tenemos una lucha mucho más equilibrada que dependerá en mayor o menor medida de si buscáis un dispositivo de pequeño tamaño o si realmente esperáis que Fitbit consiga desarrollar un amplio sistema de aplicaciones para sus smartwatch.

comparativa fitbit versa versus fitbit charge 3

En cuanto a las dimensiones, aunque el Versa no es muy grande (39x37x11 mm), si que lo es comparado con la Charge 3. El peso es de 39 gramos, 12 más que la Charge 3, pero no será un aspecto que realmente notemos. La gran diferencia la encontraremos en la pantalla del Versa, una LCD a color de 300×300 px y 34 mm de ancho que da mucho más juego a la hora de mostrar estadísticas de forma física o ver los datos mientras realizamos una actividad deportiva.

El smartwatch de fitbit comparte todas las funciones de la Charge 3, no hay nada que la pulsera tenga que no podamos hacer con el Versa. Además, el reloj trae como principales ventajas la posibilidad de instalar algunas aplicaciones (Uber, Yelp, NYTimes, Pomodoro,…), un mayor número de esferas de reloj, música integrada (hasta 300 canciones) y el chip NFC para pagos inalámbricos por defecto. Aunque no es tan usado, al ser un servicio de pago, también permite realizar entrenamientos de fuerza/cardio guiados siguiéndolos desde el propio reloj. Ambos modelos, Charge 3 y Versa, comparten sensores, son sumergibles, registran natación en piscina y tienen únicamente la versión de “GPS” conectado.

Como veis en la tabla anterior, actualmente sólo hay unos 20-30 € de diferencia entre ambos, por lo que tampoco sería el precio una cuestión determinante, al menos si estabais dispuestos a pagar los 169 € que cuesta la edición especial de la Charge 3 con pagos inalámbricos.

En resumen, modelos con funciones de monitorización de actividad diaria y ejercicio físico casi idénticas, donde los parámetros para elegir uno u otro modelo serían: la pequeña diferencia de precio (Charge 3 sin NFC), la reproducción de música (versa), menor tamaño y los dos días más de autonomía (Charge 3) y la pantalla a color (versa) y la posibilidad de instalar aplicaciones. Pero realmente, el modelo que más se parece a la fitbit Charge del mercado, además del versa y la antigua Charge 2, se presentó pocos días después: la nueva Garmin Vivosmart 4, un pulsera de actividad muy similar al modelo de Fitbit del que ya tengo listo su análisis detallado y una pequeña comparativa con la Charge 3.

Fitbit Charge 3: pros, contras y opinión.

Como ya os he ido comentando, el diseño es (y era) una de las ventajas de esta nueva Fitbit Charge 3 si la comparamos con el resto de pulseras de actividad premium, modelos más deportivos. Así mismo, la autonomía, la mayor resistencia al agua y el perfil para natación en piscina son los principales puntos fuertes para hacer el cambio de la segunda versión a la tercera. Como contras, el mayor problema se encuentra en la justificación del elevado precio con respecto a las pulseras de actividad asiáticas. Así mismo, aunque añade el perfil de natación, sigue siendo una pulsera de actividad con una pantalla muy pequeña para la mayoría de deportistas y está bastante por debajo en cuanto a funciones deportivas se refiere si la comparamos con pulsómetros con gps incluido.

Estamos ante una mejor Charge 2, pero nada revolucionario o que no hayamos visto ya en su smartwatch Versa. La realidad más plausible es que esta Charge 3 sea el fruto de una necesidad imperiosa de hacer caja con una remasterización del modelo que más ventas les ha dado en los últimos años. No es que la Fitbit Charge 3 sea un mal producto, pero quizás llega tarde a un mercado sobresaturado de dispositivos de mala calidad donde su alto precio desentona. A la pregunta de si merece la pena, la respuesta sería que tanto o más si te compraste la Charge 2 y te gustó. El problema lo encuentro al pensar en nuevos usuarios de este tipo de dispositivos donde, más allá de elegirla por su diseño, no se si le sacarán un mayor rendimiento que a cualquier otra que cueste 4 y 5 veces menos. Tendré que probarla para salir de dudas.

Espero que el análisis de la Fitbit Charge 3 os haya resultado interesante y, como siempre, tenéis el apartado de comentarios para cualquier duda o sugerencia. Podéis seguir todo lo que publico a través de las redes sociales en twitter (@Premarathon) y Facebook y en el canal de youtube tenéis más análisis y pruebas de tecnología deportiva. Recordad que podéis apoyar la web comprando a través de los links de las diferentes tiendas on-line que acompañan a los artículos o cualquier otro producto a través de este enlace de amazon. Gracias por leerme y hasta el siguiente artículo.

Victor – @PreMarathon

Índice de artículos tecnología deportiva

Ofertas recomendadas:relojes gps de oferta y baratos

4 Comentarios

  1. Muy útil este articulo , me alegro que fitbit vaya mejorando su modelo mas vendido , yo vengo del charge hr y
    veo que han escuchado a los usuarios , solo estoy en desacuerdo en comparar las pulseras low-cost con las marcas mas top , pagar 20€ por las xiaomi o similar y creer que van a cumplir como las fitbit o las garmin (por ej.) es engañarse a uno mismo , no digo que sean malas , cumplen de sobra por su precio y venderán 10 veces mas pero si quieres tener una pulsera deportiva “precisa” mejor mira las marcas top ( que también tienen un margen de beneficios muy alto) .

    • Totalmente de acuerdo, no se pueden comparar en cuando a ciertas funciones y calidad de materiales, la idea de artículo es si aún tienen cabida en el mercado, si la gente va a saber valorar esas características para pagar más. Ahí es donde tengo la duda.
      Un saludo

Dejar respuesta

Por favor deja tu comentario
Por favor deja tu nombre
Los datos de carácter personal (nombre, e-mail, ...) que nos proporciones rellenando estos campos serán tratados de forma transparente y segura por el representante de esta web (Victor Manuel Cabrera Ros). La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos es la de gestionar, mostrar y moderar los comentarios que acompañan a los artículos. La legitimación se realiza por consentimiento del usuario y los datos se alojarán en los servidores propios de Premarathon.com (ver política de privacidad) dentro de la UE. Así mismo, tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional de la  política de privacidad. Si además marcas la casilla de "Suscríbeme al newsletter mensual de PreMarathon.com", los datos se guardarán en la lista de MailChimp (proveedor de Premarathon.com ) fuera de la UE, en EEUU, aunque el proveedor Mailchimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, así que puedes estar tranquilo. En todos los mails de las newsletter mensual que recibas habrá un enlace para darte de baja.  Hasta que no se solicite su supresión por el interesado, se almacenarán los datos proporcionados. Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en está página.