Sensores de velocidad y cadencia Garmin y Wahoo.

0
sensores velocidad cadencia garmin versus wahoo bicicleta

Aprovechando que estos días tengo un Garmin Edge 1030 en “pruebas” y que traía junto a él un juego de sensores me ha parecido interesante dejar un par de apuntes sobre este tipo de sensores específicos para ciclismo y realizar una comparativa entre los sensores de velocidad y cadencia de Garmin (desde 51 €) y el modelo que habitualmente llevo en mi bicicleta, los sensores de velocidad y cadencia RPM de Wahoo (desde 69 €). Aunque en el ciclismo profesional (y amateur) últimamente sólo se habla y escribe sobre cómo adelgazar el peso de la bicicleta y de la nueva palabra sagrada “vatios”, la realidad es que la potencia se sigue obteniendo de pedalear y que la mayoría de veces es el ciclista el que se tendría que poner a dieta y no su bicicleta. Si bajamos un escalón, nos encontraremos con que los pulsómetros de banda torácica y los sensores de cadencia/velocidad siguen siendo herramientas imprescindibles (y económicas) para cualquier ciclista que quiera mejorar su condición como tal.

Sensores de velocidad y cadencia: utilidad y tipologías.

Antes de pasar a ver las diferencias entre los sensores de Garmin y Wahoo, creo que es interesante repasar unas cuestiones previas sobre este tipo de sensores para ciclismo, empezando por la más simple de todas: ¿qué es un sensor de velocidad y uno de cadencia? Los sensores de velocidad y cadencia no son más que contadores de vueltas. El sensor de velocidad se coloca en una de las ruedas y va registrando cada giro mientras que el sensor de cadencia registra cada pedalada completa que damos y se coloca en una de las dos bielas. Los datos registrados por cada sensor se envían a un dispositivo electrónico que hace las veces de pantalla de visualización (reloj gps, ciclocomputador o aplicación móvil) donde se mostrará la cadencia de pedaleo (pedaladas por minuto) y la velocidad a la que estamos rodando, éste dato, tras introducir la longitud de la rueda o tras determinarla automáticamente mediante el gps.

Gráfica de registro de velocidad y cadencia de ciclismo medida con sensores externos.

Ya sabemos lo que hacen, contar vueltas para determinar la velocidad y el número de pedaladas, pero ¿para qué sirven realmente los sensores de velocidad y cadencia si casi todo el mundo usa ya gps? La respuesta es doble: precisión en los datos registrados y eficiencia en el pedaleo. Aunque los dispositivos gps son cada vez más precisos, el sensor de velocidad, al estilo de los cuentakilómetros antiguos, ofrece datos más fiables ante cambios bruscos y continuos de ritmo. Además, los sensores de velocidad se convierten en un accesorio imprescindible en entrenamientos con rodillo si queremos registrar la velocidad y distancia “teórica” que hacemos en interior.

El sensor de cadencia es aún más interesante. Aunque los vatios que obtenemos de los potenciómetros dictan cada vez más el tipo de entrenamiento a realizar, trabajar la cadencia óptima para cada nivel de potencia y tipo de pendiente sigue siendo imprescindible para conseguir que el gasto energético sea mínimo. La relación entre la cadencia de pedaleo, potencia entregada y eficiencia (consumo de O2) ha sido bastante discutida en numerosos estudios y, aunque la mayoría de estudios vienen a decir que el rango entre 80 y 100 rpm es el más aconsejable, existe todavía mucha discusión sobre cual es la cadencia óptima de pedaleo. Aunque no podemos quedarnos en un número mágico de pedaladas por minuto, existen otras variables como la forma física previa del ciclista, la percepción del propio ciclista en cuanto a comodidad de pedaleo y el rango de potencia o duración del esfuerzo, casi todos los estudios concluyen en la necesidad de entrenar a cadencias altas debido a un menor tiempo de recuperación muscular asociado a éstas.

Ya conocemos su utilidad, mayor precisión (sensores de velocidad) y entrenar la eficiencia del pedaleo (sensores de cadencia). En cuanto a cómo miden el número de pedaladas (sensor de cadencia) y/o vueltas de la rueda (sensor de velocidad), el principio de funcionamiento es bastante sencillo en los dos tipos de sensores que hay en el mercado, con y sin imanes. En los del primer grupo, sensores con imanes, el paso de dos testigos (pieza imantada) colocados en el radio y la biela a pocos milímetros del receptor fijo (sensor) irá generando una señal que se corresponde a cada vuelta de la rueda y/o biela. El sensor se fija en el tirante trasero de forma que puedan pasar cerca ambos testigos imantados.

sensor de cadencia combinado wahoo blue sc ciclismo
Sensor de cadencia con imanes wahoo blue SC

Este tipo de sensores de velocidad y cadencia con imanes suelen tener la ventaja de ser de tipo combinado, es decir, un mismo sensor funciona para detectar la velocidad y la cadencia, teniendo únicamente que fijar los dos testigos (imanes) en el radio trasero y la biela para que pasen cerca del cuerpo central (imán de la biela) y de la patilla lateral (imán del radio). Como principal contrapartida nos encontrábamos con una colocación más o menos delicada ya que hay que asegurar que ambos imanes pasen a pocos milímetros del sensor. Esta tecnología ha caído en desuso en los últimos años y la mayoría de marcas, incluyendo Garmin y Wahoo, han optado por actualizar(*) hace años sus sensores de velocidad y cadencia de tipo combinado con imanes a unos sensores de velocidad y cadencia independientes entre sí, con forma de pastilla y medición mediante acelerómetro interno (similar al que llevan las pulseras de actividad diaria).

Diferencia sensores de velocidad y cadencia con y sin imanes de Wahoo y Garmin

(*) Garmin ha descatalogado el sensor combinado con imanes mientras que Wahoo aún sigue vendiendo su modelo Blue SC desde 59 € en amazon.

Este sistema sin imanes es más sencillo de instalar ya que no tenemos que ir ajustando la distancia entre el sensor y el imán que hace de testigo. La única contrapartida la podemos encontrar al usar el sensor de cadencia en ciclismo de montaña. En algunos casos podemos ver valores imaginarios de cadencia en algún descenso donde no estamos pedaleando debido a las vibraciones ocasionadas por el terreno irregular. En ciclismo de carretera no habrá ningún problema en cuanto a la precisión de los datos de velocidad y cadencia con estos sensores sin imanes.

Sensores de velocidad y cadencia: Garmin VS Wahoo

Ya tenemos claro como funcionan, su utilidad y las dos tipologías de sensores que podemos encontrar en el mercado, antiguos con imanes y los más modernos con medición mediante acelerómetros internos. Veamos ahora las pequeñas diferencias que encontraréis entre los sensores de velocidad y cadencia de Garmin y los de Wahoo.

Comparativa sensores de velocidad y cadencia de Wahoo y Garmin: contenido de los packs.

Ambos modelos tienen un diseño muy similar, una pastilla de plástico de poco más de 8 gramos alimentada por una pila botón tipo CR2032. La autonomía también es la misma, unas 365 horas de actividad. Los sensores ahorran batería al entrar en reposo cuando no detectan movimiento durante un periodo de tiempo, así mismo, se activan con un sólo giro de pedal o rueda.

Colocación y vinculación de los sensores.

La colocación de los sensores de velocidad de ambas marcas es bastante sencilla y rápida. Los dos modelos vienen junto a un acople elástico en el que se inserta la pastilla y se cierra sobre si mismo alrededor del buje de la rueda, en cualquiera de las dos si lo vamos a utilizar en exterior y en trasera si vamos a acoplar la bicicleta a un rodillo.

Colocación en buje de la rueda del sensor de velocidad de Garmin y Wahoo para ciclismo.

Para vincularlo sólo tendremos que activarlo (mover la rueda) y, desde el menú de ajustes del reloj/ciclocomputador/móvil, añadir el sensor a la “biblioteca” de sensores de nuestro dispositivo. Una vez vinculado la mayoría de dispositivos dan la opción de calibrarlo de forma automática (con la distancia que mide en el gps en exteriores) o de forma manual, introduciendo la longitud de la rueda donde lo hemos colocado (ver tabla siguiente). Para una mayor precisión recomiendo siempre éste último tipo de calibración.

Tabla de longitudes de rueda en función del tamaño de la rueda para calibración de sensores de velocidad para bicicleta.
Tabla de longitudes de rueda. Fuente: Garmin.

La primera diferencia entre los sensores de Garmin y Wahoo la encontraremos en el sistema de acople del sensor de cadencia. La versión RPM de Wahoo dispone de dos anclajes diferentes para sujetarlo a la biela: uno fijo, mediante un adhesivo de doble cara, y otro con una carcasa de goma y bridas de plástico. Además también trae un tercer acople para sujetarlo a la zapatilla si queremos usarlo en clases de spinning o en varias bicicletas sin tener que montarlo en la biela. El sensor de cadencia de Garmin es más simple en ese aspecto, se acopla directamente a la biela mediante una goma elástica.

Colocación en biela del sensor de cadencia de Garmin y Wahoo para ciclismo.

Como habéis visto en las fotos anteriores la colocación de los sensores de velocidad y cadencia de ambas marcas es tremendamente simple, pero sí no os queda totalmente claro podéis echarle un vistazo al siguiente vídeo donde lo explico con algo más de detalle.

Una vez colocado el sensor de cadencia, y tras vincularlo a nuestro dispositivo de idéntica forma que el de velocidad, ya no será necesario realizar ninguna calibración posterior para usarlo en futuras salidas o entrenamientos con la bicicleta.

Comunicación y resolución de problemas.

Si los sensores empiezan a fallar al acoplarlos con nuestro dispositivo o las mediciones que obtenemos son erráticas, la principal causa normalmente es un fallo de autonomía que se resolverá cambiando la pila botón del sensor. Otra de las comprobaciones que debemos hacer en la primera instalación o cuando den problemas será asegurarnos de que el firmware instalado sea el último que la marca ha lanzado. En el caso de los sensores de Garmin, una vez vinculados, el reloj gps o ciclocomputador será quien nos avise si necesitamos actualizar el sensor. En los sensores de Wahoo la actualización del firmware se realiza a través de la app móvil fitnnes de Wahoo (iOS/Android) y es bastante importante comprobar si tenemos la última versión ya que ésta solventará algunos problemas iniciales de desconexiones puntuales a mitad de salida de las primeras versiones de dicho firmware. Además, para los sensores de Wahoo hay otra app propia (wahoo utility) para comprobar los posibles errores de conectividad.

Si os preguntáis por la diferencia más importante entre los sensores de ambas marcas, ésta la encontraremos en el tipo de comunicación con el dispositivo receptor. Los sensores de velocidad y cadencia de Garmin sólo transmiten la información vía ANT+, es decir, se comunicarán con todos los dispositivos de Garmin, pero con muy pocos modelos de teléfonos móviles (Samsung y Sony). Así mismo, si queremos enviar la información de los sensores de Garmin a alguna plataforma de entrenamiento virtual tipo Zwift en un portátil necesitaremos un stick USB ANT+. Por contra, los sensores RPM de velocidad y cadencia de Wahoo son “duales”, lo que permite transmitir (al mismo tiempo) vía ANT+ y bluetooth. La comunicación vía ANT+ es siempre de tipo múltiple, es decir, el sensor se puede conectar a varios receptores a la vez (reloj, ciclocomputador, …) mientras que la comunicación vía bluetooth es de tipo “uno a uno”, una vez conectemos el sensor a un móvil o gps, ya no podrá emitir a otro dispositivo distinto vía bluetooth.

Otra diferencia entre los sensores de Garmin y los de Wahoo es la latencia. Aunque no hay mucho retraso, los sensores de Garmin muestran los cambios de velocidad y cadencia casi de forma instantánea mientras que en los de wahoo, sobre todo si están conectados vía bluetooth, podéis percibir esos cambios con algunos segundos de retraso.

Sensores de velocidad y cadencia: packs, precios y alternativas económicas.

Sin duda el tipo de conectividad es el punto más importante para decidirse por una u otra marca, pero la diferencia de precio también influirá en esta decisión. En mi opinión, si sólo tenéis dispositivos de Garmin, aunque los últimos relojes y ciclocomputadores también son compatibles con sensores tipo bluetooth, lo más razonable sería comprar los sensores de velocidad y cadencia de la misma marca.  Además, los encontraréis más baratos que los de Wahoo, tanto el pack con los dos sensores (desde 51 €) como cada sensor independiente (desde 29 €).

Si tenéis un reloj o ciclocomputador de Suunto o Polar, sólo compatibles con sensores con conectividad bluetooth, o usáis una app de ciclismo para registrar vuestras salidas en bicicleta o entrenamientos indoor, creo que optaría por los de Wahoo. Por unos euros más tendréis mayor compatibilidad y una precisión y fiabilidad muy pareja a los de Garmin.

Y si queréis una alternativa más económica y con conectividad dual (BT y ANT+), podéis probar los de la marca iGPSPORT, con muy pocos comentarios negativos, y casi calcados a los de Garmin en diseño y precio:

Puede resultar raro que en tiempos donde sólo se habla de vatios y los gps para ciclismo cada vez son más precisos estemos hablando (escribiendo) de este tipo de sensores, pero por muy simples y económicos que sean, siguen siendo muy útiles si queremos entrenar en interiores, mejorar la precisión de los gps o adecuar nuestras pedaladas a un ratio óptimo de potencia/consumo energético.

Espero que el análisis de los sensores de velocidad y cadencia para ciclismo de dos de las marcas más vendidas os haya resultado de interés y recordad que tanto en Twitter (@PreMarathon) como en el canal de youtube podréis estar al tanto de todas las noticias, pruebas y ofertas destacadas relacionadas con el deporte y la tecnología. Con cada compra a través de los links de este artículo estaréis ayudando a mantener la web sin que a vosotros os suponga un gasto extra. Gracias por leerme.

Victor – @PreMarathon

Ofertas recomendadas:relojes gps de oferta y baratos

Dejar respuesta

Por favor deja tu comentario
Por favor deja tu nombre
Los datos de carácter personal (nombre, e-mail, ...) que nos proporciones rellenando estos campos serán tratados de forma transparente y segura por el representante de esta web (Victor Manuel Cabrera Ros). La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos es la de gestionar, mostrar y moderar los comentarios que acompañan a los artículos. La legitimación se realiza por consentimiento del usuario y los datos se alojarán en los servidores propios de Premarathon.com (ver política de privacidad) dentro de la UE. Así mismo, tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional de la  política de privacidad. Si además marcas la casilla de "Suscríbeme al newsletter mensual de PreMarathon.com", los datos se guardarán en la lista de MailChimp (proveedor de Premarathon.com ) fuera de la UE, en EEUU, aunque el proveedor Mailchimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, así que puedes estar tranquilo. En todos los mails de las newsletter mensual que recibas habrá un enlace para darte de baja.  Hasta que no se solicite su supresión por el interesado, se almacenarán los datos proporcionados. Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en está página.