Nuevo Polar Vantage V: reloj gps de triatlón avanzado.

7
Nuevo reloj con pulsómetro gps Polar Vantage M para triatlón, multideporte y ultradistancia

Con la presentación hace dos semanas del nuevo Polar Vantage V [Precio 499 €-Nov18] la empresa finlandesa ha acabado por fin con la tensa espera para remplazar al Polar V800, el dispositivo que ha sido durante los últimos 5 años (que se nos han hecho demasiado largos) su reloj tope gama para triatlón y multideporte. Si bien es verdad que ha sido un tiempo en el que Polar no ha estado parada, si que se ha centrado mucho más en desarrollar dispositivos más económicos (A300, M400 y M430) y orientados más al público general que a deportistas que buscasen un reloj más avanzado. Un campo, el de los relojes tope-gama, donde Garmin ha ido avanzando como una apisonadora con las modelos top de las gamas Forerunner y Fenix. Otros, como Suunto, también lo intentaron sin éxito con la gama Spartan y ahora parece que con algo más de tino con su nuevo Suunto 9.

En ese contexto de mucha expectación y dominio de Garmin llegan al mercado el Vantage V y una versión de gama intermedia denominada Vantage M, con diseño muy similar pero sin altímetro barométrico y algo más económico [precio 277 €]. De este modelo también podéis leer su análisis completo y una comparativa detallada entre ambos en este artículo.

Volviendo al Polar Vantage V, este nuevo reloj gps supone una renovación absoluta en el diseño si lo comparamos con el V800 y sale al mercado con un objetivo claro: ofrecer a los deportistas que buscan exprimir su rendimiento un reloj gps con unas prestaciones por encima de la media. Para ello aporta 40 horas de autonomía, pantalla táctil a color, el pulsómetro óptico más preciso del mercado y alguna novedad interesante más como la medición de la potencia en carrera desde la propia muñeca. Todo ello dejando a un lado florituras, entendiéndose florituras como todo aquello no relacionado estrictamente con el entrenamiento deportivo. Al igual que Suunto, Polar no va a intentar competir con Garmin haciendo relojes gps tipo multiherramientas suizas, por lo que no encontraremos en el Vantage V casi ninguna función de smartwatch, ni música integrada o mapas a color. Aunque como comentaré también, quizás se hayan pasado de frenada al no incluir un mayor número de funciones de navegación [se incluirán durante el 1er trimestre de 2019].

Si ya nos ha dejado claro Polar que el Vantage V está pensado como un reloj-gps para alcanzar el máximo rendimiento deportivo, solo nos queda analizar si con las especificaciones, diseño y funciones que incorpora realmente cumplirá con ese propósito y, sobre todo, con las expectativas que se han hecho los deportistas durante estos años de espera.

Nuevo diseño exterior e interior.

El primer cambio es muy visible, Polar deja atrás la pantalla cuadrada del V800 y opta por una pantalla y caja redonda (ø46 mm), un tamaño muy similar al que encontraremos en los modelos de Garmin como el Fenix 5 o el FR935. La nueva pantalla, ahora sí, es a todo color y tiene una buena resolución (240×240), un tamaño estándar (30,4 mm) y un contraste bastante bueno en exteriores e interiores. Por los vídeos que ya circulan por la red, se ve un poco más brillante que la de los Spartan por ejemplo.

Polar también ha decidido prescindir de la carcasa de aluminio del V800 y utilizar polímero/fibra para aligerar el peso, pasando de los 79 g del V800 a unos más aceptables 66 g en el Vantage V. Lo que sí se mantiene en esta actualización es el cristal de protección de tipo Gorilla Glass. Pero, aún siendo el cambio de diseño muy evidente, hay aspectos que aún nos recuerdan vagamente al estilo del V800: la colocación de los 5 botones ranurados, para mejorar el contacto, o el detalle del botón de inicio en color rojo.

comparativa relojes gps Polar V800 y Polar Vantage V

A igual que Suunto, Polar también ha decidido introducir una pantalla táctil pero sin renunciar a los cinco botones de control, mucho más cómodos a la hora de trastear el reloj, con y sin guantes, mientras corremos o pedaleamos. Aunque pueda parecer redundante,  ya que hay muchas acciones que se pueden hacer tocando la pantalla y también presionando un botón, esta duplicidad contenta a todos los usuarios, tanto los que vienen de smartwatch con un único botón, como a los que estamos acostumbrados al manejo de relojes deportivos.

Si os fijáis en la imagen siguiente, podréis observar algunos detalles más del nuevo diseño. El primero es que el Vantage V tiene un bisel casi inexistente, lo que deja quizás un espacio “inútil” demasiado grande, utilizado sólo para las marcas horarias, entre la pantalla visible y el marco exterior. Otro detalle es el pequeño orificio del lateral izquierdo que denota la inclusión del sensor barométrico (una de las diferencias principales con respecto al Vantage M). Por último, y en esa misma vista lateral, se pueden observar los pasadores de la correa del Vantage V. Un brazalete que se puede sustituir si se nos rompe, hay ya a la venta correas sueltas por sólo 9 €, pero que no tiene cierre rápido para ir cambiando la correa cada poco tiempo ya que tampoco es un modelo estándar que podamos encontrar en cualquier tienda.

 tamaño y diseño del reloj gps polar vantage v para triatlón

He dejado para el final uno de los aspectos más novedosos del exterior del Polar Vantage V, su nuevo sensor óptico de pulso con la denominada tecnología “Polar Precision Prime”, una vuelta de tuerca más a la gran precisión de su anterior pulsómetro óptico (Polar M430/OH1). En este caso, Polar ha aumentado el número de leds (9) alrededor del sensor óptico y ha variado el color de los mismos (5 verdes y 4 naranja/rojo) de forma que se pueda medir mejor a diferentes profundidades de la capa superficial de nuestra piel y reduciendo el error debido a los distintos tonos de piel. Además, añade un acelerómetro interno para detectar cuando estamos parados (y ahorrar mediciones idénticas) y utiliza los cuatro pines metálicos de carga que hay alrededor del sensor para detectar si hay contacto con la piel y apagar el sensor en ausencia del mismo (si lo dejamos en la mesa, lo llevamos en el manillar de la bicicleta o por encima de la ropa). Las pocas pruebas que hay por la red de este nuevo sensor confirman que Polar ha dado un paso más en la precisión de sus pulsómetros deportivos de muñeca.

Ya sabemos que será más fiable y preciso que el anterior, que ya era el mejor del mercado, pero me quedan un par de dudas pensando en el futuro. La primera es si los leds rojos podrían utilizarse también para medir la saturación del oxígeno en sangre (SpO2), como ya hace Garmin en algunos modelos (vivosmart 4 y Fenix 5X plus). La segunda duda es en relación a los pines metálicos y si los utilizará también para alguna medición más. ¿Nivel de hidratación? De momento Polar no ha dicho nada al respecto, pero no descartaría una actualización futura añadiendo alguna sorpresa relativa a los datos que puede registrar este nuevo sensor.

Si nos vamos al interior del Vantage V encontraremos una batería de litio de 320 mAh, más pequeña que la utilizada en el propio V800 (350 mAh), pero que nos ofrece el triple de autonomía: hasta 40 horas con grabación de posición gps y pulso cada segundo. Una extraordinaria autonomía en un espesor muy reducido (13 mm). Es muy interesante ver como Polar y Suunto, utilizando el mismo chip gps de Sony, han exprimido al máximo el rendimiento del sensor gps y de su firmware para ofrecer una mayor autonomía media que los modelos de Garmin (salvo el Fenix 5X plus que llega a las 32 horas).

Especificaciones técnicas.

Repasado ya el nuevo diseño, os dejo también un resumen de las principales especificaciones técnicas del Polar Vantage V:

  • Dimensiones: ø46 mm de diámetro, 13 mm de espesor y un peso de 66 g.
  • Pantalla: circular de 30,4 mm (1,2 pulgadas), a color y con 240×240 píxeles de resolución. La pantalla es táctil, pero mantiene también el control mediante los 5 botones. Dispone de retroiluminación (no tengo claro si se activa con el giro de la muñeca o sólo con los botones y tocándola).
  • Resistencia al agua: 3 ATM (apto para natación).
  • Alertas: vibración, avisos sonoros y avisos en pantalla.
  • Autonomía: hasta 40 horas en modo gps con el pulsómetro activado y hasta 7 días de autonomía en modo reloj con un uso de 1-2 horas de gps diario. De momento no se han incluido diferentes modos de gps, con grabaciones de posición extendidas que aumenten la autonomía, pero con 40 horas no lo veo muy urgente, ni casi necesario.
  • Sensores internos: GPS para medición de distancia/ritmo (compatible con Glonass, pero no con Galileo de momento), Brújula (futuro “Back to Start”), altímetro barométrico (altitud y cálculo de potencia en actividades de carrera), acelerómetro (actividad diaria, deportes como caminar, correr o natación en piscina) y pulsómetro óptico (24h de pulso y registro del pulso en actividades deportivas). El sensor de pulso de muñeca no puede retransmitir vía BT la frecuencia cardíaca a otros dispositivos como si se tratase de un sensor externo. Como ventaja respecto a otros relojes (Garmin), éste si que permanece activo y registrando en actividades de natación.
  • Sensores externos: compatible con sensores externos vía bluetooth para carrera tipo podómetro, potencia (stryd) y sensores de ciclismo (velocidad, cadencia y potencia). No es compatible con sensores externos vía ANT+.
  • Conectividad: sincronización y actualización vía usb con el cable de carga y el programa FlowSync o vía bluetooth con la app móvil Polar Flow en dispositivos móviles compatibles. Es compatible con plataformas de terceros como Strava, Endomondo, Nike+ o TrainingPeaks.
  • Modo reloj: varias esferas de reloj distintas y con alarmas y despertador. En una próxima actualización (noviembre/primeros de año) se añadirá cronómetro/temporizador y las notificaciones móviles.
  • Modo smartwatch: en una próxima actualización (primeros de 2019, según su calendario de actualizaciones) se añadirán las notificaciones móviles.
  • Modo monitor de actividad: contabiliza pasos, distancia, calorías, minutos de ejercicio y permite establecer objetivos de actividad y alertas de inactividad. El Vantage V también registra automáticamente la cantidad y calidad del sueño (función SleepPlus).

Si repasáis las especificaciones anteriores, la única ausencia reseñable puede ser el hecho de no incluir almacenamiento interno, al menos no lo especifican, para una futura inclusión de reproducción de música desde el propio reloj, más funciones de tipo smartwatch o incluso pequeños mapas base. Pero creo que luchar contra los nuevos Fenix 5 Plus queda, de momento, muy lejos de los planes de Polar.

Funciones de entrenamiento y métricas de rendimiento y descanso.

El Vantage V no trae excesivas novedades en cuanto a funciones de entrenamiento y perfiles deportivos con respecto al V800, más bien perdemos varias hasta una próxima actualización: los segmentos de Strava, el autopause, bloqueo de zona o el cronómetro de intervalos. Seguiremos teniendo para cada perfil deportivo, además de los datos del ritmo, distancia, desnivel, FC, …., funciones de: avisos por vuelta (autolap), el lap-manual, zonas de trabajo personalizadas (FC, ritmo y potencia) y la programación de entrenamientos estructurados.

El mayor avance lo encontraremos en el nuevo software y la mejora en la visualización y gestión de cada perfil deportivo aprovechando mucho mejor las oportunidades que ofrece la nueva pantalla a color. Un hecho que podemos ver en los menús para seleccionar cada perfil deportivo (imagen siguiente).

perfiles deportivos del nuevo Polar Vantage V

Y que también se aprecia en las pantallas mucho más completas que veremos al programar un entrenamiento estructurado desde la aplicación móvil (o la web) y lanzarlo en un modo deportivo (ver imagen siguiente).

pantallas de entrenamientos estructurados workouts del Polar Vantage V

Pero sobre todo, el Polar Vantage V sigue siendo un reloj gps en el que poder instalar numerosos perfiles deportivos distintos, tanto de interior (elíptica, cinta de correr, fuerza, …), como de exterior (natación en aguas abiertas, carrera, ciclismo, …), además de ofrecer la posibilidad de que varios perfiles sean de tipo multideporte (triatlón, duatlón, …), es decir, que estos se compongan de varios deportes distintos y poder ir pasando entre cada uno al presionar un sólo botón.

Una de las novedades ocultas relativas a los perfiles deportivos la encontraremos en el perfil de natación en piscina y la inclusión de pausa automática entre intervalos. Como contrapartida, sigue careciendo de un modo para registrar los ejercicios de técnica manualmente (sólo disponible en algunos modelos de Garmin para natación).

Pero mucho más novedoso, junto a la increíble autonomía y el nuevo pulsómetro óptico, es la estimación de la potencia al correr directamente desde la muñeca a través de los datos de ritmo, desnivel (altímetro barométrico) y la información registrada por los distintos sensores internos (acelerómetros). La novedad no es ya por el dato de los vatios en cuestión, ya hay varios sensores externos en el mercado que lo calculan, sino por el hecho de hacerlo directamente desde el reloj sin necesidad de sensores.

En cuanto a la utilidad de los vatios corriendo, personalmente tengo serias dudas al respecto de la misma en la competiciones de asfalto de corta y media distancia. Sigo pensando que el ritmo es un dato muy estable con el que es muy fácil guiarse (+ la FC) para entrenar y competir en un deporte donde el desnivel no suele influir tanto como en el ciclismo, deporte en el que ya nadie discute su utilidad al garantizar una mejor comprensión del esfuerzo que estamos realizando en cada momento independientemente del desnivel o de las inclemencias del tiempo. Sin embargo, no es del todo desechable en la potencia en carrera. La potencia en el running, si existe consistencia en la medida, independientemente del valor que nos pueda dar (no hay un formula exacta y universal para medirla), puede ser una buena herramienta en carreras de muy larga distancia, donde el esfuerzo varía demasiado con la fatiga aunque el ritmo se mantenga constante, o en carreras de montaña, donde los desniveles hacen que el ritmo deje de ser una variable fiable del esfuerzo. Esta nueva función, al calcularse entre otros parámetros mediante los datos del altímetro barométrico, no está disponible en el Vantage M.

pantalla y gráfico de Desnivel y pontencia en carrera del Polar Vantage V

En cuanto a parámetros para calcular la forma física y el efecto del entrenamiento en ésta, Polar ha lanzado con la gama Vantage dos nuevas funciones: Training Load Pro (Carga de Entrenamiento) y Recovery Pro (Recuperación).

La primera función (Training load Pro) nos irá informando del efecto de cada entrenamiento en nuestro sistema cardiovascular, muscular y lo comparará con la carga que nosotros hemos percibido de ese entrenamiento. Conforme vayamos realizando más entrenamientos, el reloj nos irá informando de cómo se van acumulando esas cargas para evitar en todo momento un estado de sub-entrenamiento o sobre-entrenamiento.

funciones Training Load Pro y Recovery Pro del nuevo Polar Vantage V

La función “Recovery Pro” tiene el objetivo de realizar un seguimiento de la recuperación diaria y a largo plazo midiendo la variabilidad de la frecuencia cardíaca y combinando dichos datos con los de la carga de entrenamiento. El Vantage V nos dará información de la recuperación cardiovascular para el entrenamiento a largo plazo y del equilibrio de recuperación. El único problema que le veo es que las mediciones (Orthostatic test) se tienen que realizar con la banda de pulso H10 y no con el sensor óptico, de ahí que el Vantage V haya salido también al mercado en un “Pack2 con la banda de pulso. Esta función de recuperación no está disponible en el Vantage M.

Polar Vantage V: Navegación y otras ausencias destacadas. 

Una de las sorpresas del Polar Vantage V es sin duda su increíble autonomía, 40 horas en modo gps con grabación por segundo dan para correr, andar o pedalear mucho. Además, si sumamos el altímetro barométrico para conseguir datos más precisos de altura, es casi inevitablemente que pensemos que el Vantage V sería un reloj perfecto para carreras de ultra distancia a pie o en bicicleta. Lo es, pero sólo si la rutas están perfectamente señalizadas y no hay riesgo de perderse ya que “inexplicablemente” las funciones de navegación brillan por su ausencia en la Gama Vantage (V y M).

Polar ha confirmado que en una próxima actualización se incluirá la función “Back to Start” (vuelta al inicio), una pantalla con una flecha indicando la dirección y distancia en línea recta al punto de inicio de actividad, pero por el momento no se pueden importar rutas/tracks al reloj y parece que tampoco está en el plan de ruta de las actualizaciones de los Vantage. Si en el Vantage M puede pasarse por alto la imposibilidad de cargar y seguir rutas, es un reloj gps de gama media y mucho más “asfaltero” o de actividades de gimnasio, en el Vantage V no se puede haber obviado esa función. Como esperanza hay que recordar que Polar ya hizo algo similar con el V800, tardando en caer del burro y añadiendo el seguimiento de rutas varios años después. Pero si tu competencia lo tiene (Forerunner 935/Fenix 5 y Suunto 9) es por que los usuarios tipo a los que va dirigido este reloj (triatletas, ciclistas, corredores de ultradistancia, …) demandan esa función por encima de otras muchas. Confío en que, más temprano que tarde, Polar añada el seguimiento de rutas al menos en el Vantage V, pero creo que le restará algunas ventas durante todo el tiempo que tarde en hacerlo.

[Actualización] Polar ha rectificado a tiempo y, antes de salir al mercado este nuevo modelo, ha publicado un calendario de actualizaciones donde se incluye la importación de rutas y navegación entre las nuevas funciones a incorporar a principios de 2019 al Vantage V.

próxima update 2019 con funciones de navegación Polar Vantage V

En cuanto al resto de ausencias, éstas son similares a las que tampoco encontraremos en uno de sus rivales, el Suunto 9, y más relacionadas con el uso a diario del reloj, esas “florituras” que comentaba al inicio del post y que Polar había dejado a un lado para centrarse sólo en la parte deportiva. En concreto, entre lo más destacado que no veremos en el Vantage V y si que tienen otros modelos:

  • Pagos inalámbricos (no tiene chip NFC).
  • Música integrada (no hay almacenamiento independiente para ello).
  • Mapas base a color (no hay almacenamiento independiente para ello).
  • Aplicaciones propias (polar no tiene un portal desarrollado para crear aplicaciones que se puedan instalar en el reloj al estilo Connect IQ).

Aunque sólo sea una premonición, visto lo poco de Smartwatch que tiene el Vantage V, no descarto que en un futuro veamos un híbrido inteligente del Vantage, como el M600 que sacaron hace dos años, con una capa de WearOS (Android Wear) que supla todas las carencias de tipo inteligente que tienen los dos modelos actuales de la gama. Pero de momento, si lo que buscáis es un smartwatch deportivo, tened en cuenta que el Vantage sólo tendrá notificaciones móviles y su fuerte es el tema deportivo mucho más que el “inteligente”.

Polar Vantage V: precio, disponibilidad y versiones.

El Polar Vantage V sale al mercado a un precio de 499 € y no estará a la venta hasta mediados de noviembre. En un inicio Polar ha lanzado tres colores distintos: blanco, negro y naranja, estos dos últimos con el bisel y los botones en color gris oscuro mientras que el color blanco tiene esos detalles en plateado. Las tres versiones vienen con una correa de talla M/L (circunferencia de la muñeca 140-210 mm) pero también se pueden comprar en talla S (circunferencia de la muñeca 130-175 mm) recibiendo por separado una correa adicional de dicha talla.

Precio y colores disponibles del Polar Vantage V

Al igual que otras marcas tope-gama con pulsómetro óptico, Polar ha sacado un pack del Vantage V que incluye el pulsómetro de banda H10 por sólo 50 € más (PVP 459 €). Sinceramente no le veo mucho sentido, sólo nos ahorramos 20 € del precio de la banda suelta y al nuevo pulsómetro óptico se le presupone la misma precisión que tiene la banda y tampoco lo necesitamos para natación (*). El uso de la banda se limita al “Orthostatic test”, donde por el momento es imprescindible su uso para registrar la variabilidad del pulso.

Aunque de momento habrá que esperar hasta principios de noviembre para que llegue a las tiendas, ya podemos hacer pre-reservas (algo que nunca aconsejo) desde la propia web de Polar o desde amazon España, pero para ver descuentos y ofertas interesantes habrá que esperar hasta mediados de 2019.

(*)  La gama Vantage no desactiva el sensor óptico en actividades de natación como sí hace Garmin. A diferencia del V800, los dos Polar Vantage no son compatibles con la frecuencia de 5k que utilizaba la banda H10 para transmitir debajo del agua.

Si el precio del Vantage V os parece demasiado alto y tampoco os importa mucho la ausencia de altímetro barométrico (potencia en carrera y mayor precisión en los datos de desnivel), os recomiendo encarecidamente que le echéis un vistazo a esta comparativa entre el Vantage V y el Vantage M. La versión “menor” Vantage M quizás no haya causado tanto impacto mediático, pero considero que es el “gran tapado” dentro de los dos modelos ya que comparte la gran mayoría de “pros” de su hermano mayor y con un precio bastante menor que nos permite pasar por alto algunas de las desventajas comunes a ambos.

Si por el contrario, el precio se ajusta a vuestro presupuesto y queréis el pack completo de funciones/especificaciones de la gama Vantage, en el siguiente apartado veréis la comparativa entre el nuevo Vantage V y los dos relojes gps más similares que hay actualmente en el mercado: Suunto 9 y Forerunner 935/Fenix 5.

Comparativa: Polar Vantage V vs Suunto 9 vs Garmin Forerunner 935. 

Entre los relojes gps más similares al Polar Vantage V y pensados para el mismo tipo de usuario: triatleta o deportista intensivo de pruebas de larga duración, destacaría dos modelos por encima del resto: el Garmin Forerunner 935(**) y el Suunto 9. Los tres modelos comparten la mayoría de lo que un deportista exige a un reloj gps de gama alta para multideporte: pantalla a color grande, múltiples modos deportivos, incluido el triatlón y la natación en aguas abiertas, autonomía extendida y múltiples sensores (barómetro, GPS, pulsómetro óptico, brújula y acelerómetros internos). Además, sus precios son bastante similares. El Garmin Forerunner 935 lo podemos encontrar desde 455 € y el Suunto 9, aunque parte de los 599 € según la versión elegida, acaba de anunciar una versión más económica [499 €] sin cristal de zafiro ni altímetro barométrico. Dejando a un lado las similitudes generales, veamos que tal se comporta el Vantage V en una comparación directa.

Comparativa de relojes gps para triatón Polar Vantage V, Suunto 9 y Forerunner 935

Si ponemos al Polar Vantage V frente al Garmin Forerunner 935 veremos que Polar tiene ventaja en cuanto a la autonomía máxima (40 h frente a 24 h en grabación de gps por segundo), la pantalla de manejo dual (táctil/botones) y el pulsómetro óptico, en teoría (y en la práctica) más preciso el de Polar. En cuanto a dimensiones, comparten el tamaño de pantalla (30,4 mm) y la caja del reloj sólo se lleva un milímetro de diferencia entre ambos modelos.

Ahora mismo, además de la importación de rutas y seguimiento del perfil de altitud, las diferencias fundamentales a favor del Forerunner 935 frente al modelo de Polar las encontraríamos en: el peso (17 g menos), una precisión algo más fina en el track del gps (por las pocas pruebas que hay del Vantage y lo visto en el Suunto 9), compatibilidad con sensores vía ANT+ y BT (salvo potencia) y que ya tiene en funcionamiento algunas de las futuras actualizaciones del Vantage V (cronómetro de intervalos, segmentos de Strava o notificaciones móviles). Además, las aplicaciones de Connect IQ que tiene Garmin, algunas funciones de entrenamiento concretas (virtual racer) y de conectividad (LiveTrack o wi-fi) lo ponen un poco por encima. Pero poco, de hecho espero poder tener el Vantage V pronto en mis manos para hacer una comparativa mucho más detallada donde podáis tener más datos para decidir que modelo de los dos os conviene más.

Al comparar el Polar Vantage V con el nuevo Suunto 9 vemos muchas más similitudes que en la anterior lucha. Los dos son relojes gps de manejo táctil y enfocados a los deportes intensivos y de larga duración, pero en este caso, el Suunto 9 es mucho más montañero al disponer de seguimiento de rutas y alertas de tormentas. Comparten chip GPS, y de momento los mismos fallos puntuales,  y una gran autonomía, aunque las 25 horas del Suunto 9 se pueden extender en modo carrera hasta las 120 horas mediante un modo denominado fusedtrack que corrige el track generado mediante la brújula y el acelerómetro. En cuanto al pulsómetro, el de Suunto (tecnología Valencell) que no siempre termina de ir fino si no lo llevamos lo suficientemente apretado a la muñeca, por lo que el Vantage V de Polar estaría por encima en este aspecto. El resto de diferencias entre estos dos modelos las encontramos en la falta de entrenamientos programados en el portal de Suunto y en una aplicación mucho más pobre que la de Polar.

No es raro que en esta comparativa el Forerunner 935 de la impresión de estar algo por encima dentro de esta terna de relojes gps. De hecho para mí fue el mejor reloj de 2017/18 y el modelo que actualmente tengo para realizar las comparativas. En todo caso,  creo que Polar ha hecho un muy buen trabajo con el Vantage V (y el M) y se ha acercado mucho en el tema deportivo al modelo de Garmin. Tanto el pulsómetro como la autonomía extendida, hacen que el Vantage V sea más similar al Forerunner 935 que el Suunto 9, un modelo sin funciones de entrenamiento avanzadas (calendario, entrenamientos estructurados ni segmentos de Strava). Sí el Vantage V sigue mejorando (rápido) tras su salida al mercado, seguramente veremos a muchos usuarios decantarse por este modelo sin muchos remordimientos de abandonar a Garmin. Al final, lo novedoso siempre vende más, y Polar tiene aún muchos usuarios fieles que se fueron a Garmin o Suunto sólo por el hecho de estar cansados de esperar una renovación del V800.

(**) El Garmin Fenix 5 es básicamente un Forerunner 935 algo más pesado, sin wifi y con la misma autonomía (24 horas), por lo que la mayoría de lo que he comentado para el FR935 al compararlo con el Vantage V, lo podéis aplicar al Fenix 5. Su precio varía en función de las ofertas entre 360 € y 420 € y en este vídeo tenéis una comparativa entre el fenix5 y el FR935.

Polar Vantage V: Pros, contras y opiniones iniciales.

A modo de resumen, os dejo los pros y contras más importantes que he ido apuntando a lo largo del análisis del nuevo reloj-gps para triatlón y multideporte Polar Vantage V:

PROS:

  • Atractivo diseño, muy fino (13 mm) y con pantalla a color con un muy buen contraste.
  • Aunque dispone de pantalla táctil, mantiene los cinco botones para el manejo de reloj.
  • Autonomía de 40 horas en modo gps con grabación por segundo.
  • Pulsómetro óptico de precisión similar a la de una banda torácica.
  • Perfil de natación en piscina con pausa automática entre intervalos y registro de pulso con el sensor de la muñeca.
  • Un precio no excesivamente caro para ser el reloj tope-gama de la marca.
  • No es necesario adquirir un sensor externo tipo stryd para obtener datos de potencia en carrera a pie.

CONTRAS:

  • No dispone de funciones de navegación que permitan importar rutas ni tampoco está previsto a corto/medio plazo. Un aspecto que puede alejar a muchos ciclistas y a casi todos los corredores de montaña (aún con sus 40 h de autonomía). Se añadirán a principios de 2019 según su calendario de actualizaciones.
  • Muchas actualizaciones pendientes para 2019: notificaciones móviles, temporizador de intervalos, segmentos de Strava, Back to Start, modos de gps, …, y alguna otra función que no sabemos si llegarán a implementar.
  • No sabemos si en un futuro se restablecerá el acuerdo con GoPro y se implementará la función para controlar las cámara desde el propio dispositivo como ya sucedió con el V800.
  • Aunque el diseño es bonito, se echa de menos una versión con bisel metálico. La posibilidad de utilizar correas de tipo estándar de relojería también permitiría que el reloj no tenga siempre un aspecto tan deportivo y poder llevarlo a diario con cualquier vestimenta de trabajo.
  • No dispone de alertas de tormentas aún teniendo altímetro barométrico.
  • No tiene chip NFC para realizar pagos inalámbricos ni reproducción de música integrada.
  • En las unidades “beta” de prueba que se han distribuido a algunas webs , y a falta de dos meses para su venta, el sensor GPS aún genera pequeños errores en los tracks.
  • Sensor GPS sin compatibilidad con la red de satélites europeos Galileo (al menos por el momento).

Si habéis leído antes el análisis del Vantage M, veréis que, aún siendo relojes muy similares, la lista de desventajas es inferior a esta versión superior. La razón es simple, el precio. No le puedo exigir tanto a un reloj que vale la mitad, como creo que tampoco serán igual de exigentes, en cuanto a funciones y especificaciones técnicas, los usuarios de uno y otro Vantage. También es cierto que muchas de las contras que he especificado, pueden verse como un “préstamo a futuro”. Si el Polar V800 lo ha acabado teniendo, aunque tardemos tiempo y Polar no haya publicado un calendario fijo de actualizaciones, lo acabaremos teniendo en el Vantage V. Por lo menos las notificaciones móviles, la importación de rutas, los segmentos de Strava y muy probablemente el control de cámaras GoPro

Como opinión final, creo sinceramente que el Vantage V es una muy buena apuesta de Polar, pero quizás no tanto como el Vantage M. Es sobria en cuanto a la cantidad de funciones extras pero con lo suficiente para ser un buen reloj gps para los triatletas/deportistas más exigentes. Además, dentro de la sobriedad, consigue sorprender con 40 horas de autonomía, nuevo pulsómetro y la incorporación de la potencia en carrera. Ya veremos si ésta última es útil o no, pero su inclusión supone un paso adelante en este tipo de relojes gps. Incluso el precio, aún sin descuentos y siendo alto para la mayoría de bolsillos, es bastante competitivo con lo que actualmente hay en el mercado. Mi único “pero” importante son las funciones de navegación e importación de rutas, básicas si realmente quiere enamorar por completo a la mayoría de usuarios que estaban esperando este reloj desde años (y que Polar nos promete para principios de 2019).

Espero que os haya resultado útil este análisis y, mientras esperamos hasta noviembre para verlo en la calle y poder probar este nuevo Vantage V, tenéis los comentarios para cualquier duda o sugerencia. También podéis seguir todo lo que publico a través de las redes sociales (@Premarathon/Facebook) y tengo un bonito el canal de youtube donde encontraréis más análisis y pruebas de tecnología deportiva. Recordad que podéis apoyar la web comprando a través de los links de las diferentes tiendas on-line que acompañan a los artículos o cualquier otro producto a través de este enlace de amazon. Gracias por leerme y hasta el siguiente artículo.

Victor – @PreMarathon

Índice de artículos tecnología deportiva

Ofertas recomendadas:relojes gps de oferta y baratos

7 COMENTARIOS

  1. Pues deseoso estoy de que hagas la comparativa cuando tengas el V en tus manos! Soy un fiel de Polar desde hace muchos años y la verdad que el FR935 me tira mucho. Y ahora mismo no se si cambiar o seguir la linea y probar el Vantage V. Por cierto que el v800 es la remera pero esta viejito.

  2. hola, pues cerca esta el blak friday y quiza me compre uno de los famosos con altimetro, garmin, suunto o polar, tengo un tomtom runner 3 y estoy viendo para cambiarlo, y dudo bastante,
    vendria bien una videocomparativa de los fenix 5 s y x forerunner 935 suunto 9/wrist baro hr, y el nuevo polar vantage v.
    un saludo

  3. Excelente articulo, soy fanatico de Polar y he leido mas de 10 articulos del reloj, es el mas interesantes e ilustrativo de todos, pantallas de entrenamiento de altura, la verdad que me dejo muy contento haber encontrado la pagina.
    Solo una observacion con respeto a la banda, para los ciclistas como yo es imprescindible la banda para tener la comodidad de mirar directamente la informacion en el manubrio y no en la muñeca.

    Saludos
    ya pre ordene el Vantage V,

    • Gracias Jorge, me alegro que te haya gustado. En cuanto al tema del ciclismo, toda la razón, llevar el reloj en la muñeca es poco útil y el tema del manillar anula el pulsómetro, de todas formas, al final, casi siempre es más cómodo optar por un ciclocomputador para ver datos y reloj sólo para registrar . Aunque se duplican equipos, el tener una pantalla mucho más grande y la opción de llevar mapas en algunos, suele compensar.
      Saludos y ya me contarás que tal va cuando te llegue (yo estoy a la espera de que Polar me lo envíe).

Dejar respuesta

Por favor deja tu comentario
Por favor deja tu nombre
Los datos de carácter personal (nombre, e-mail, ...) que nos proporciones rellenando estos campos serán tratados de forma transparente y segura por el representante de esta web (Victor Manuel Cabrera Ros). La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos es la de gestionar, mostrar y moderar los comentarios que acompañan a los artículos. La legitimación se realiza por consentimiento del usuario y los datos se alojarán en los servidores propios de Premarathon.com (ver política de privacidad) dentro de la UE. Así mismo, tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional de la  política de privacidad. Si además marcas la casilla de "Suscríbeme al newsletter mensual de PreMarathon.com", los datos se guardarán en la lista de MailChimp (proveedor de Premarathon.com ) fuera de la UE, en EEUU, aunque el proveedor Mailchimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, así que puedes estar tranquilo. En todos los mails de las newsletter mensual que recibas habrá un enlace para darte de baja.  Hasta que no se solicite su supresión por el interesado, se almacenarán los datos proporcionados. Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en está página.