Polar Vantage M: análisis y comparativa Vantage V

13
Nuevo reloj con pulsómetro gps Polar Vantage M para running, multideporte y gimnasio

Hace dos semanas Polar presentó su nuevo reloj gps con pulsómetro integrado para corredores, triatletas y deportistas en general, el Polar Vantage M [PVP 279 € en Nov-18]. El lanzamiento de este nuevo dispositivo fue eclipsado parcialmente por el nuevo modelo de gama alta para triatlón y competición Polar Vantage V, el sucesor del Polar V800 que llevábamos esperando más de dos años y uno de los modelos que en teoría tiene que venir a competir de “tú a tú” con los modelos top de la casa americana Garmin. Mientras que la gama básica de Polar para corredores (M400) si que ha recibido actualizaciones por encima (M430) y por debajo (M200), incorporando pulsómetro óptico ambos, la interminable espera por un nuevo tope-gama de la marca Polar ha hecho que casi pase desapercibida esta versión “básica” Vantage M o que sólo se mencione como un apartado más  dentro de las reviews y análisis que ya se han publicado sobre el Vantage V [aquí el mío]. Algo muy injusto, como intentaré explicar a lo largo de este análisis, si tenemos en cuenta que el Polar Vantage M comparte con su “hermano mayor” un nuevo diseño con pantalla redonda a color, nuevo software y menús más acordes a la actualidad, pulsómetro óptico renovado con vistas de ser casi tan preciso como una banda de pecho clásica y una extraordinaria autonomía (30 h). Todo ello por 200 € menos y con muy pocas contrapartidas como podréis leer en la comparativa entre los dos Polar Vantage M/V que he incluido al final de este análisis.

Conocido el contexto de este lanzamiento doble, en este artículo, además de analizar en detalle las novedades y especificaciones técnicas de nuevo Vantage M de Polar y compararlo con su hermano mayor, le echaré un vistazo a los rivales que se encontrará nada más salir (Forerunner 235 y Spartan Trainer) y a alguno más que probablemente salga meses después (¿Forerunner 245?).

Polar Vantage M: resumen de novedades y especificaciones técnicas.

El primer cambio es evidente y casi obligado, pasamos de las pantallas rectangulares en blanco y negro de los modelos anteriores de Polar a una pantalla redonda, a todo color, con buena resolución y contraste. Además, las dimensiones (30,4 mm) se han amoldado al estándar mínimo de la mayoría de relojes gps (Garmin también usa esa medida). La pantalla está retroiluminada y, aunque no lo especifican, no es de tipo OLED sino transflectiva.  Aunque se pasa a un diseño redondo, Polar sigue manteniendo los cinco botones de control en la misma posición que teníamos tanto en el V800 como en los M400 y M430, incluyendo el detalle en color rojo del botón de inicio de las actividades (izquierda/centro).

nuevo reloj gps Polar Vantage M con pantalla circular y nuevo pulsómetro de muñeca

Como ya os he anticipado, los dos Vantage incorporan el nuevo pulsómetro óptico con la tecnología denominada “Polar Precision Prime”. Si ya conocéis la evolución de los últimos relojes gps de Polar sabréis que, aún siendo una casa especializada en el registro de pulso, fue de las últimas en incorporar sensores ópticos de medición de pulso, mucho más tarde que otras marcas como TomTom, Fitbit o Garmin. Pero cuando lo hizo, se situó en cabeza como ya pudisteis leer en las pruebas del reloj gps M430 y del brazalete de pulso OH1. Con este nuevo pulsómetro creo que Polar da un paso más allá y deja muy poca distancia entre la precisión de su pulsómetro de muñeca y las bandas de pecho clásicas. Para ello, ha aumentado el número de leds (9) y variado el color de los mismos (5 verdes y 4 naranja/rojo) de forma que se pueda medir a diferentes profundidades de la capa superficial de nuestra piel. Además, añade un acelerómetro interno para detectar cuando estamos parados (ahorrando mediciones similares) y utiliza los cuatro pines metálicos de carga que hay alrededor del sensor para detectar cúando la piel hace contacto con el sensor y apagarlo en su caso el sensor en ausencia de éste (si lo dejamos en la mesa, lo llevamos en el manillar de la bicicleta o por encima de la ropa). Las pocas pruebas que he podido leer confirman lo que me temía, la precisión es muy, muy buena, mejor que la del anterior sensor (que ya era bueno).

Dejando a un lado el sensor óptico y siguiendo con el diseño, tanto la caja del reloj como el bisel están fabricados de polímero/fibra y el material de la correa es el típico de silicona/goma elástica. El cristal de protección es similar al material que vimos en el Polar M430, no utilizándose en este caso ni cristal de zafiro ni Gorilla glass. Al no incluir detalles en metal en el bisel o la caja, aunque le dan un aspecto deportivo, hacen del Vantage M un reloj ligero, sólo 45 gramos. Muy poco peso aún no siendo un modelo pequeño (45×45 mm de diámetro exterior). Grande, pero bastante delgado (12,5 mm de espesor). En la imagen siguiente podéis ver como quedará (grande, pero no excesivamente) en una muñeca de mujer, normalmente más fina que las de la mayoría de hombres.

tamaño y como queda el Polar Vantage M en la muñeca

A diferencia del Vantage V, las correas utilizadas en el Polar Vantage M tienen un cierre rápido y un tamaño estándar de relojería (22 mm), por lo que nos será muy fácil cambiar de correa y utilizar cualquiera de las disponibles por internet además de los modelos exclusivos de tela que ha sacado la propia Polar.

Pulseras intercambiables del Polar Vantage M

En el interior del Vantage M encontraremos una batería de litio de 230 mAh, más pequeña que la utilizada en el propio M430 (240 mAh), pero que nos ofrece el triple de autonomía: hasta 30 horas con grabación de posición de gps y pulso cada segundo. Un hecho que refleja el poco consumo del nuevo chip GPS de Sony utilizado por Polar, el mismo que utiliza el Suunto 9, y como se ha podido reducir también el consumo general mediante el nuevo software.

En cuanto al nuevo software, Polar ha renovado por completo los menús para acceder a la configuración, haciéndolos mucho más atractivos y aprovechando la pantalla, ahora sí, a color. Las pantallas de datos de los diferentes perfiles deportivos recuerdan, por su configuración en cuadrícula, a como lo muestra Garmin en sus relojes más que al formato “pila” o lista al que nos tenía acostumbrado Polar. Como novedad, cada pantalla tiene un gráfico superior con las zonas de frecuencia cardíaca en la que estamos trabajando y ahora los gráficos de tiempo en cada zona, clásicos de Polar, son mucho más vistosos al añadir color. La verdad es que la pantalla y los datos que se muestran lucen muy bien y, por los vídeos que ya hay en la red, no pasa como en otros lanzamientos donde la diferencia de brillo entre las fotos de prensa y la realidad es considerable.

nueva pantalla a color del Polar Vantage MAunque ya he comentado alguna de las especificaciones técnicas del Vantage M, y antes de pasar a ver las novedades relativas a las funciones deportivas y entrenamiento, os dejo un resumen de las principales especificaciones técnicas del Polar Vantage M :

  • Dimensiones: 46×46 mm de diámetro, 12,5 mm de espesor y un peso de 45 g.
  • Pantalla: circular de 30,4 mm (1,2 pulgadas), a color y con 240×240 píxeles de resolución. No es táctil. Dispone de retroiluminación (no tengo claro si se activa con el giro de la muñeca o sólo con los botones).
  • Resistencia al agua: 3 ATM (apto para natación).
  • Alertas: vibración, avisos sonoros y avisos en pantalla.
  • Autonomía: hasta 30 horas en modo gps con el pulsómetro activado y hasta 7 días de autonomía en modo reloj con un uso de 1-2 horas de gps diario. De momento no se han incluido diferentes modos de gps (con grabaciones de posición extendidas) que aumenten la autonomía pero, sinceramente, con 30 horas y pensando que no es un reloj de montaña, no lo veo muy necesario ni urgente.
  • Sensores internos: GPS para medición de distancia y altitud (compatible con Glonass), Brújula (futuro back to start), acelerómetro (actividad diaria, deportes como correr, caminar o natación en piscina) y pulsómetro óptico (24h de pulso y registro del pulso en actividades deportivas). De momento no es compatible con la red de satélites europeos Galileo.
  • Sensores externos: compatible con sensores externos vía bluetooth para carrera tipo podómetro, potencia (stryd) y sensores de ciclismo (velocidad, cadencia y potencia). No es compatible con sensores externos vía ANT+. El sensor de pulso de muñeca del Vantage no puede retransmitir vía BT el pulso a otros dispositivos como si se tratase de un sensor externo.
  • Conectividad: sincronización y actualización vía usb con el cable de carga y el programa FlowSync y vía bluetooth con la app móvil Polar Flow en dispositivos móviles compatibles. Es compatible con plataformas de terceros como Strava, Nike+, Endomondo o TrainingPeaks.
  • Modo reloj: varias esferas de reloj distintas, alarmas/despertador. En una próxima actualización (noviembre/primeros de año) se añadirá cronómetro/temporizador y las notificaciones móviles.
  • Modo smartwatch: en una próxima actualización (primeros de 2019, según su calendario de actualizaciones) se añadirán las notificaciones móviles.
  • Modo monitor de actividad: contabiliza pasos, distancia, calorías, minutos de ejercicio y permite establecer objetivos de actividad y alertas de inactividad. El Vantage M también registra automáticamente la cantidad y calidad del sueño (función SleepPlus).

Si repasáis las especificaciones anteriores, las ausencia más reseñable a nivel deportivo la encontramos en la falta de altímetro barométrico, aunque habitualmente sólo suele estar presente en modelos de gama alta (como es el caso del Vantage V) y/o relojes específicos de montaña. Polar podría haber añadido también algún tipo de almacenamiento de memoria para la reproducción de música desde el propio reloj o más funciones de tipo smartwatch. No se si el motivo es porque salieron escarmentados del M600 o si por el contrario están esperando a que el sistema operativo de Android (wearOS) evolucione más y sacar una nueva versión de los Vantage “X” mucho más conectada e inteligente, quizás sería lo más lógico que intentar abarcarlo todo con un único modelo. Lo único cierto es que el Vantage M es mucho más un pulsómetro deportivo que un smartwath deportivo

Perfiles deportivos, métricas de rendimiento y funciones de entrenamiento y navegación.

Si el reloj gps Polar Vantage V está pensado para deportistas que buscan exprimir su rendimiento, ya sean corredores, ciclistas o triatletas, el Polar Vantage M no se queda muy atrás y podrá dar servicio al mismo tipo de deportistas, aunque no se expriman tanto. El Vantage M dispone de un amplio rango de perfiles deportivos con varias pantallas personalizables y añade como novedades a la mayoría de relojes de gama media:

  • Perfil de natación en piscina (con pausa automática entre intervalos y registro de pulso en la muñeca).
  • Perfil de natación en aguas abiertas.
  • Posibilidad de realizar entrenamientos/competiciones multideporte que incluyan varios deportes y transiciones entre ellas (Triatlón o dutalón).

El Vantage M no será un reloj gps pensado para triatletas pero sí uno de los relojes multideporte más completos del mercado.

Perfiles deportivos del nuevo Polar Vantage MLos perfiles deportivos, como es habitual en Polar, se podrán configurar tanto desde la web y como desde la app móvil (foto anterior). Para cada deporte tendremos, entre otros muchos, datos de  distancia, ritmo, velocidad, desnivel y cadencia gracias al gps y al acelerómetro interno. Como funciones de entrenamiento, el Polar Vantage M permite configurar para cada perfil deportivo la función de avisos por vuelta o autolap (por tiempo o distancia) y personalizar las zonas de frecuencia cardíaca, potencia y velocidad/ritmo. Además tendremos (ahora y en un futuro cercano) las siguientes funciones:

  • Lap manual (inicia/finaliza una vuelta distinta a las automáticas).
  • Entrenamientos estructurados por fases y objetivos y calendario de entrenamientos.
  • Cronómetro de intervalos (en una próxima actualización)
  • Estimación del VO2max (Polar utiliza el término Running Index).
  • Auto-pause (en una próxima actualización).
  • Las alertas por zona de FC o ritmo (bloqueo de zonas) también vendrán en una próxima actualización.

En el perfil de ciclismo ya os he comentado que el Vantage M es compatible con sensores de potencia tipo Bluetooth, además de los de velocidad y cadencia, pero también hay una  actualización pendiente para integrar los segmentos de Strava, aunque probablemente sólo lo veamos en el Vantage V.

El Vantage M, aún disponiendo de acelerómetro interno, no dispone de medición de la potencia en carrera ya que Polar utiliza los datos del altímetro barométrico para estimar dicha variable. En todo caso, el Vantage M es compatible con el sensor de potencia para running más conocido del mercado (Stryd).

Puede dar la impresión de que Polar ha dejado mucho en el tintero y pueda sufrir el síndrome del primer “Spartan”, un modelo que llegó al mercado demasiado verde acabando con la paciencia de la mayoría de los usuarios. Con la gama Vantage soy bastante más optimista. Lo veo un reloj acabado, pero con posibilidad de mejorar. Así mismo, aún faltan dos meses para que llegue a las tiendas y muchas de las actualizaciones pendientes están previstas para esa fecha y otras (bloqueo de zona o intervalos) se pueden sustituir con la programación de entrenamientos desde la app móvil.

Otro aspecto bien distinto son las funciones de navegación, sin duda el punto más flojo de la gama Vantage. Salvo la próxima actualización en la que se incluirá la función “Back to Start”, una pantalla con una flecha indicando la dirección y distancia en línea recta al punto de inicio de actividad, el Vantage M no dispondrá de más funciones de navegación. Por el momento sólo se podrán importar rutas/tracks al reloj  y seguirlas en el Vantage V. Ésta función llegará al Vantage V tras una actualización a principios de 2019 según el recién publicado calendario de actualizaciones.

update 2019 back to start y notificaciones Polar Vantage M

Aunque la navegación no es “esencial” para un modelo de gama media, sí que es verdad que Polar deja a un lado a muchos usuarios que combinan sus correteos por ciudad con salidas esporádicas por el monte. Además de obviar al mundo ciclista, quienes también suelen utilizar mucho esa función al ir por nuevas rutas. Mi única esperanza es que, el Vantage M acabe heredando esa función a los meses al disponer del mismo software de manejo que el Vantage V.

En cuanto a las funciones de control de la forma física y recuperación, Polar sólo ha incluido una de las dos variables de seguimiento que ha presentado junto a la gama Vantage. En el Vantage M sólo podremos consultar la carga de entrenamiento o Training Load Pro, siendo la función de recuperación “Recovery Pro” y la prueba ortostática (Orthostatic Test) exclusivas del Vantage V. A pesar de ese recorte, creo que para el deportista popular, la mayoría de nosotros, es suficiente la función Training Load Pro para controlar nuestro nivel de entrenamiento. Con esos datos tendremos una ayuda o guía para tener claro el tipo de carga de cada entrenamiento puntual (cardiovascular, muscular y percibida) y como influye a lo largo del tiempo en nuestra carga total. Un registro que nos ayudará a actuar más o menos en consecuencia con lo que el reloj nos va diciendo (sobrecarga/subcarga) con el objetivo claro de reducir la posibilidad de lesiones de tipo muscular o estrés. En la imagen siguiente podéis ver las pantallas y gráficos donde nos irá indicando a lo largo de tiempo si estamos llegando al sobre-entrenamiento o por el contrario nuestro entrenamiento no está aportando suficiente carga para mantener la forma física (sub-entrenamiento).

función de carga de entrenamientos Training load pro Polar Vantage M

Polar Vantage M: precio y versiones disponibles.

El Polar Vantage M sale al mercado a un precio de 279 € y no estará a la venta hasta mediados de noviembre. En un inicio, Polar ha lanzado tres colores distintos: negro, blanco y rojo, estos dos últimos con el bisel y los botones en color plateado. Las versiones en blanco y negro del Vantage M estarán disponibles en dos longitudes de correa distintas: talla S (circunferencia de la muñeca 130-175 mm) y talla M/L (circunferencia de la muñeca 140-210 mm). La versión en color rojo del Vantage M sólo está disponible en la talla de correa M/L. Precio, colores y disponibilidad del reloj gps con pulsómetro óptico Polar Vantage M

En cuanto a futuros colores, como casi siempre Polar se guarda en la recamara con cada nuevo modelo que pone a la venta otras versiones (azul, verde, rosa, …) para sacarlas al año de su lanzamiento. También he comentado que tendremos que esperar varias semanas para poder comprarlo, pero los ansiosos ya podéis hacer pre-reservas, aunque nunca lo recomiendo, tanto desde la propia web de Polar como desde amazon España. Eso sí, para ver descuentos y ofertas interesantes si que habrá que esperar a mediados de 2019, pero no sería raro encontrar en navidad algún descuento que las acerque más a los 250 €, ninguna locura de precio para un reloj gps con 30 horas de autonomía y el más que presumible mejor sensor óptico de pulso del mercado.

Modelos similares al Polar Vantage M: Spartan Trainer y Forerunner 735xt y 235 .

Si miramos hacia la competencia, dejando al polar M430 como una versión más básica (y económica) para iniciarnos en el mundo de los pulsómetros gps, los rivales más similares de gama media que encontrará el Vantage M nada más salir a las tiendas serán el Garmin Forerunner 235, Forerunner 735xt y el Suunto Spartan Trainer.

Empezando por el Spartan Trainer, aunque es más económico (desde 199 €), tiene muy buen gps y dispone de perfil para triatlón, no acaba de convencerme al 100%. El Polar Vantage M lo veo un reloj más “robusto”, tiene mayor autonomía, mejor pulsómetro y una pantalla más grande y con algo más de contraste. Así mismo, el modo triatlón del Spartan Trainer cojea por la falta de precisión en la natación en el mar. De hecho suelo recomendar mucho más el Forerunner 735xt que el Trainer para los que comenzáis con el triatlón (aquí os dejo una comparativa entre ambos). Aún sin haber probado el modelo de Polar, y siendo algo más caro que el Suunto, creo que el Vantage M se adaptará más a la mayoría de deportistas al tener un pulsómetro más preciso y poder cargar entrenamientos estructurados.

Si comparamos el Forerunner 735xt con el Vantage M, la lucha es más igualitaria. El modelo de Garmin tiene ya implementadas el seguimiento de rutas y los segmentos de Strava, pero su autonomía es mucho menor (13 horas), el pulsómetro no sirve para natación y tampoco es el más fiable del mercado en otras actividades y la pantalla peca de baja retroiluminación. Además, no siempre es más barato aún estando de oferta [entre 229-289 €]. La ventaja adicional del Forerunner 735xt de Garmin es la fiabilidad del gps en todas las actividades que componen el triatlón y las funciones avanzadas de entrenamiento (virtual racer y programación de objetivos dobles). Aún así, creo que si el Vantage M consigue tener una mejor respuesta en natación en aguas abiertas que el Spartan Trainer, la novedad y la combinación de su pulsómetro/autonomía pesará sobre la fiabilidad del Forerunner 735xt.

comparativa del Polar Vantage M con el Suunto Spartan Trainer, Garmin Forerunner 735xt, Garmin Forerunner 235

Pensando sólo en corredores, aunque sigo pensando que el Forerunner 235 de Garmin es el mejor reloj gps de gama media para entrenar carreras de asfalto de media y larga distancia, la realidad es que los años van pasando y se echa a faltar ya un modelo más moderno que lo sustituya. Si lo comparamos con el Vantage M (con las futuras actualizaciones), el Forerunner 235 puede ofrecer ya cada vez menos “pros”. Tiene una autonomía más reducida, la natación está limitada a una única app externa (Pool Swim). Además, dispone también peor pulsómetro y una pantalla más pequeña y de menor resolución. Como ventajas del Forerunner 235 sobre el Vantage M aún podemos tener en cuenta la gran personalización del reloj a través de aplicaciones de Connect IQ (p.ej: dWMap para importar rutas), su más que ganada fama como uno de los relojes más usados para correr maratones, las ofertas puntuales que lo dejan por 188 €  y una aplicación móvil algo más estable en android.

Entre el Forerunner 235 y el nuevo Vantage M, para corredores, la diferencia de precio aún sería el factor fundamental para elegir entre uno u otro, pero la novedad del Vantage M casi equipararía esa diferencia. Aunque más que fijarnos en el Foreruner 235, la pregunta que nos deberíamos hacer es si nos merecerá la pena esperar a las nuevas versiones de Garmin, el esperado Forerunner 245 y un más que probable Forerunner 745xt, o ir ya a por el nuevo modelo de Polar.

Pecando de pitoniso, os puedo adelantar algunas cosillas que seguro traerá el nuevo Forerunner 245/745XT, sobre todo por que han estado presentes en la mayoría de los lanzamientos que Garmin a ido haciendo a lo largo de estos años en sus modelos de gama media y alta y el Forerunner 245 debería heredar. En los nuevos Forerunner de Garmin deberíamos ver pagos inalámbricos, una mejora de la pantalla y quizás la reproducción música desde el reloj, básicamente lo que vimos en el Forerunner 645, pero a menor precio. También es muy probable que el FR245 incluya un perfil de natación, aunque sea básico como el de la nueva vivosmart 4, y que por fin tengamos la posibilidad de incluir rutas directamente. Lo que no veremos seguro en ninguno de los dos próximos modelos de Garmin será un sensor óptico de pulso tan avanzado, ni mucho menos una autonomía tan extensa como la del Polar Vantage M. También dudo mucho que el Forerunner 245 sea compatible con medidores de potencia como lo es el Vantage M. No así el Forerunner 734xt que si mantendrá todas las funciones de triatlón del 735xt, pero con un aspecto quizás más acabado (bisel metálico, etc). Así mismo, lo más probable es que los tres modelos compartan tamaño de pantalla, la ausencia de altímetro barométrico y la mayoría de funciones de entrenamiento y recuperación. En todo caso, cuando se anuncien oficialmente los nuevos reloj gps de gama media de Garmin realizaré una comparativa en detalle entre cada uno de ellos.

Vistos los tres-cuatro modelos más similares del mercado, la siguiente pregunta que nos podríamos plantear sería si realmente merece la pena pagar 200 € más por el Vantage V. Yo creo que no, por ahora, y en el siguiente apartado intentaré explicar el porqué  o al menos dejar claras las pocas diferencias existentes entre el Vantage V y el Vantage M.

Comparativa: Polar Vantage M (Running/Multi-deporte) vs Vantage V (Triatlón/Multideporte).

Aunque a lo largo de este artículo sobre el Vantage M, y en el propio análisis del Vantage V, ya he ido desgranando las principales diferencias entre ambos modelos, creo que os resultará interesante que lo centremos todo en un único apartado y comentar cuales de ésas diferencias podrían ser más determinantes a la hora de elegir entre el Vantage M o el modelo superior Vantage V (aun no siendo necesariamente triatletas).

comparativa entre el Polar Vantage V y el Polar Vantage M

Empezando por el exterior, si nos fijamos en la imagen comparativa anterior comprobaremos que los dos nuevos Polar Vantage comparten la estética circular y que el tamaño es idéntico. La corona de ambos mide 46 mm de diámetro, entre el Forerunner 235 (ø45 mm) y el Forerunner 935 (ø47 mm). Así mismo, sólo hay medio milímetro de diferencia entre el espesor del Vantage V (13 mm) y el Vantage M (12,5 mm). De hecho será difícil distinguirlos a primera vista si no le damos la vuelta y nos fijamos en pequeños detalles como:

  • El tipo de hebilla y la correa son distintas en ambos modelos, dando la impresión de ser algo más robustas en el Vantage V.
  • Las correas con cierre rápido de tipo estándar que sólo están presentes en el modelo Vantage M. Entiendo que el motivo de no incluirlas en el Vantage V ha debido ser el utilizar un pasador más robusto para que no se nos salga accidentalmente al quitarnos el neopreno o nadando en el mar.
  • El tipo de botones utilizado es distinto. Mientras que en el Vantage M son lisos de aspecto metálico, en el Vantage V los botones son de mayor tamaño y la superficie de contacto es rugosa para facilitar su manejo con guantes.
  • Un pequeño orificio en lateral del Vantage V delata la inclusión del altímetro barométrico, ausente en el modelo básico Vantage M.

diferencias entre el Polar Vantage M y el Polar Vantage V

Otro aspecto del exterior que los diferencia es el tipo de pantalla, aunque tienen el mismo tamaño (30,4 mm) y ambas son a color, la pantalla del Vantage V es táctil y además tiene la ventaja el mantener los mismos cinco botones para su control. La protección de la pantalla también es otra de las diferencias que encontraremos en ambos modelos ya que sólo se ha utilizado un cristal tipo Gorilla Glass, más resistente a rayajos y roces, en el Vantage V.

Si nos vamos al interior, además del barómetro interno, encontraremos que la batería del Vantage V tiene mayor capacidad. La batería de 320 mAh del Vantage V nos proporcionará 40 horas en modo gps+pulsómetro frente a los 230mAh del Vantage que “sólo” nos ofrece 30 horas. En todo caso, un autonomía enorme y que justifica las dimensiones de ambos modelos.

Uno de los aspectos que no cambian entre los dos Vantage es el nuevo (y ultra preciso) pulsómetro óptico con la tecnología “Polar Precision Prime” que incluye nueve leds de dos colores distintos (verde/anaranjado) y varios sensores para detectar si llevamos el reloj (pines metálicos) y si nos estamos moviendo (acelerómetro). Aunque Polar ya tenía un muy buen pulsómetro óptico, el de 6 leds usado en el reloj M430 y el brazalete OH1, no ha hecho distinciones en este caso, e integra la misma tecnología de medición de pulso en las dos gamas del Vantage.

La mayor autonomía y los pequeños cambios estéticos aumentan el peso del Vantage V de los 45 g del Vantage M (similar a la mayoría de relojes gps del mercado) a unos 66 gramos, un poco más que el FR935 (49 g), pero menos que la serie Fenix 5 (85 g) o que el nuevo Suunto 9 sin barómetro (72 g).

En cuanto a perfiles deportivos, no hay diferencia entre ambos modelos, los dos disponen de modos multideporte, natación en piscina y natación en aguas abiertas, además de compartir el resto de perfiles con pantallas totalmente configurables, tanto de exterior (carrera, ciclismo, caminar, …) como de interior (elíptica, carrera en cinta, cardio, fuerza, …).

Las funciones de entrenamiento también son idénticas (por el momento). En ambos modelos se pueden cargar entrenamientos desde la web, disponen de calendario de entrenamientos y en breve se incorporará el cronómetro de intervalos, aunque seguramente los segmentos de Strava sólo los veremos en la próxima actualización para el modelo superior Vantage V.

Si nos centramos en las otras tres novedades presentadas en la serie Vantage: potencia en carrera, Recovery Pro (estado de recuperación) y Training Load (carga de entrenamiento a lo largo del tiempo), el Vantage M sólo incluye la última de ellas, pero quizás sea justo la carga de entrenamiento la más útil de las tres a nivel popular al poder servir como indicador para evitar períodos de sobre-entrenamiento que nos llevan inevitablemente al abismo de las lesiones.

Al final, un Vantage V no deja de ser un Vantage M un poco más dulce, pero hay que ver si estamos dispuestos a pagar ese azúcar de más (279 € del Vantage M frente los 499 € de Vantage V). De las diferencias anteriores, no creo que las 10 horas de diferencia en la autonomía sean determinantes. Así mismo, el barómetro, sin alertas de tormentas o funciones de navegación no deja de ser un poco “inútil” al tener datos de altitud vía gps, no tan precisos, aunque suficientes para la mayoría de corredores o deportistas habituales del gimnasio. En cuanto a la potencia en carrera, tengo mis dudas sobre su utilidad real en corredores de asfalto y, como ambos relojes tienen lagunas en carreras de montaña al no incluir importación de rutas, creo que queda como una característica a la que únicamente le sacarán partido muy pocos compradores (quizás corredores de IronMan o ultradistancia).

Por contra, la anunciada nueva función para importar y seguir rutas en el Vantage V puede decantar la balanza hacia este modelo, ahora sí, más completo para deportes de montaña y donde sí le podremos sacar ventaja al altímetro barométrico.

En resumen, el nuevo Polar Vantage M reúne, como veremos a continuación, casi todos los puntos fuertes del Vantage V (autonomía, diseño, menús, pulsómetro, modos multideporte, natación, …) y podemos pasar por alto algunas desventajas que en un modelo más caro no se pueden obviar tan fácilmente. Por todo ello, si no sois unos entusiastas de los datos de desnivel, la navegación por rutas o tenéis presupuesto ilimitado, creo que siempre miraría por el ahorro y escogería el Vantage M.

Polar Vantage M: pros, contras y opiniones iniciales.

A modo de resumen, os dejo un listado con los pros y contras más importantes que he ido destacando a lo largo del análisis del Vantage M, el nuevo pulsómetro con gps para corredores y multideporte de Polar:

PROS:

  • Nuevo diseño superfino y pantalla a color.
  • Infinidad de modos deportivos.
  • Autonomía de 30 horas en modo gps.
  • Pulsómetro óptico de precisión similar al de una banda torácica.
  • Perfil de natación en piscina con pausa automática entre intervalos.
  • Perfil de natación en aguas abiertas y modos multideporte tipo triatlón.
  • Compatible con sensores de potencia de tipo bluetooth para ciclismo.
  • Correas intercambiables de 22 mm de tipo estándar

CONTRAS:

  • Demasiadas actualizaciones pendientes para 2019: notificaciones móviles, temporizador de intervalos, segmentos de Strava, Back to Start, modos de gps, etc.
  • No dispone de funciones de navegación que permitan importar rutas y sólo está previsto incorporarlas a corto plazo en el Vantage V.
  • No tiene chip NFC para realizar pagos inalámbricos ni reproducción de música integrada.
  • En las unidades de prueba que han distribuido a algunas webs, y a falta de dos meses para su venta, el sensor GPS aún en “beta” con pequeños errores de medida y sin compatibilidad con la red de satélites europeos Galileo.

En resumen, creo sinceramente que Polar ha hecho un muy buen trabajo con el Vantage M como modelo de gama media aunque aún le queden algunos flecos por rematar. Si el Vantage V es un modelo tope gama que viene a competir contra modelos tope-gama como el Fenix 5, Forerunner 935 o el Suunto 9, y en esa comparación se puede echar de menos un mayor número de funciones, sobre todo de navegación o como smartwatch, el Vantage M lo tiene mucho más fácil.  Sólo veo como competencia real al Forerunner 735 y éste ya tiene sus años y muchos de los problemas del Forerunner 235. El Vantage M es ligero, tiene una increíble autonomía e integra un pulsómetro óptico con similar precisión que las bandas torácicas y además es más barato de salida que el Forerunner 735xt de oferta. Es cierto que podemos echar de menos la importación de rutas si somos corredores de montaña o senderistas, pero a falta de pulir algunas de las actualizaciones pendientes lo antes posible, el Vantage M será una opción interesante para la mayoría de deportistas. Cualquiera que busque un gps y entrene por zonas de frecuencia cardíaca en actividades de interior (Gym, CrossFit, piscina, …) y/o en exterior (ciclistas, triatletas y corredores) encontrará en el Vantage M un gran aliado a un precio muy interesante que con el tiempo aún podrá ser algo mejor.

Espero que os haya resultado entretenido el análisis del Vantage M y las comparativas con el resto de modelos similares. Mientras esperamos a que llegue a las tiendas para poder probarlo y comprobar si las buenas impresiones se confirman, tenéis los comentarios para cualquier duda, sugerencia o error garrafal que haya cometido. También podéis seguir todo lo que publico a través de las redes sociales (@Premarathon/Facebook) y tengo un bonito el canal de youtube donde encontraréis más análisis y pruebas de tecnología deportiva. Recordad que podéis apoyar la web comprando a través de los links de las diferentes tiendas on-line que acompañan a los artículos o cualquier otro producto a través de este enlace de amazon. Gracias por leerme y hasta el siguiente artículo.

Victor – @PreMarathon

Índice de artículos tecnología deportiva

Ofertas recomendadas:relojes gps de oferta y baratos

13 COMENTARIOS

  1. Hola,
    comentas que no mide en aguas abiertas el VANTAGE M . En la web de polar dice que también registra distancia y brazada en aguas abiertas.

    WEB POLAR:
    FUNCIONES > Métricas de natación>
    Sigue tu progreso en la piscina. Polar Vantage M detecta automáticamente tu ritmo cardíaco, estilo de natación, distancia, ritmo, brazadas y tiempos de reposo. La distancia y las brazadas también se registran en aguas abiertas.

    Puedes confirmarlo?

    Saludos

    • Lo acabo de comprobar, y realmente en la web pone lo que tu comentas, pero no me queda del todo claro ese cambio que acaban de hacer. De hecho, juraría que antes no era así. Lo confirmo directamente con Polar y rectifico el post. Si finalmente es así, aún con más motivo el Vantage M será un pedazo de reloj.
      Saludos

      • Confirmado, también tiene métricas de natación en aguas abiertas, con lo que tiene modo triatlón completo, con lo que se queda en un pedazo reloj. He actualizado el artículo y añadido una pequeña comparativa con el Forerunner 7735xt.

  2. Buenas noches Victor,

    Gracias por el articulo…de largo el mejor análisis que he leido sobre el Polar Vantage M y Vantage V.

    En mi caso voy a comenzar en el triatlon y mi objetivo a corto/medio es afianzarme y hacer pequeñas carreras asique estoy buscando pulsómetro. Según lo que le he indicado y que estoy comenzando en el triatlon, ¿que pulsómetro me recomendaria?, ¿Vantage M, Vantage V o Garmin 735?

    Muchas gracias y un saludo.

    • Hola Jesús, gracias por tus palabras. En cuánto a cuál elegir, la gran duda estaría entre el FR735 y el Vantage M, creo que si estás empezando, el Vantage V no merece la pena. Yo hasta ahora siempre recomendaba el 735xt, lo veo no muy grande, fiable y con bastantes funciones. Además, el precio ahora se mueve entre los 232 € suelto y 289 € el pack con pulsómetro, casi lo mismo que el Vantage M. Pero este último va a tener seguro mejor pantalla, mejor pulsómetro y más autonomía. Sinceramente, y salvo que el modelo de Polar salga con algún fallo gordo, que lo dudo mucho, al menos en los beta que hay rondando ya parece que se están corrigiendo algunas cosas, quizás iría por el nuevo Polar, por la novedad, salvo que la importación de rutas sea fundamental (si sales mucho por montaña o carreteras nuevas en bici). Pero no creo que haya decisión mala. De todas formas aún tienes unas semanas para pensártelo hasta que salga a la venta.
      Un saludo

      • Buenas tardes Victor!!

        Muchas gracias por tú respuesta, se agradece. Lo que me has comentado es más o menos por donde iban mis pensamientos, lo que pasa es que he leido por ahi que el Vantage M pues NO lo recomiendan para triatlon y si para running…por eso tenia la duda, por si finalmente me decidia por el y al final no me servia.

        Y otra pregunta, ¿sabes si a los vantage se le podrán poner algun tipo de banda como a los Garmin?, por ejemolo como la HRM-TRI?

        Muchas gracias.

        • Sí, yo tenía también esa impresión. Tuve que llamar a Polar España para que me confirmarán si el Vantage M tenía perfil de aguas abiertas, y sí, es un reloj de triatlón tal cual. Viene a competir, palabras suyas, contra el Spartan trainer, pero a priori, está bastante mejor.
          En cuanto a las bandas, son compatibles con las de Bluetooth, la Polar H10 o cualquiera que sea BT o Dual. Lo que no podremos es medir el pulso con una banda en natación, como sí hacía el V800. No tiene la conexión de 5k y tampoco han implementado la memoria como en la HRM-tri, pero no hace falta. El pulsómetro óptico no se desactiva y para los rangos de pulso de natación es más que suficiente.
          Saludos.

  3. Hola Víctor. Felicidades por el análisis y por la web. Soy un lector habitual.

    Quería hacerte una consulta. Voy a comenzar en breve en el mundo del triatlón, inicialmente con bici y natación, y me surge una duda en el tema de la piscina. ¿Registra ejercicios de técnica? Por ejemplo se le puede meter una rutina de ejercicios del tipo: 4 largos con patada de crol, 2 con patada lateral, etc. De modo que pueda consultar esa rutina de ejercicios desde el propio reloj, pudiendo pasar al siguiente ejercicio, registrando los intervalos y los largos que he hecho? Entiendo que con los estilos habituales de crol-mariposa-espalda-braza no habrá problemas, pero sé que el conteo de largos con estos ejercicios de técnica a menudo da problemas. Si los contara bien y encima pudiera llevar la “hojita” en el reloj… sería perfecto.

    Muchas gracias de antemano.

    • Hola David, sí que podrás meter entrenamientos por fases, pero no tan detallados (sólo las fases) y hasta lo que se no tiene registro manual para meter los ejercicios de técnica (que contará mal si hacemos pies o cosas raras con las manos). Esas dos opciones sólo las tiene Garmin de momento, tanto lo de especificar con que nadamos en cada línea de entrenamiento como el registro de técnica de forma conjunta en el mismo entrenamiento (aquí lo cuento mejor). Pero, tampoco es la panacea, es decir, sí que te indica que tienes que hacer y te ahorra llevar el papel (hay que meterlo previamente), pero si metemos un intervalo de pies a espalda puede dar error en la medida, porque dentro del entrenamiento no te deja ir al menú de registro de técnica. Me explico mejor, Garmin tiene para meter ejercicios de técnica de forma manual en el reloj y para programar los entrenamientos, pero son opciones separadas. En cuanto al nuevo de Polar, la técnica tendrías que hacerla sin fijarte mucho en el reloj y luego actualizar los metros a mano y el papelito, de momento, tendrías que seguir llevándolo pegado a la botella XD.
      Espero no haberte liado mucho.
      Saludos

      • Gracias por tu respuesta. Sabía que Garmin sí tenía estas opciones, pero tampoco me convencía mucho el hecho de meterlo en el reloj previamente, porque al final tardo menos en escribirlo en una hoja. Lo de contar los metros, entiendo que es complicado para todas las marcas si te sales de los estilos tradicionales. Contaba con ello en cierto modo.

        La parte que no te he entendido muy bien es la de las fases. ¿A qué te refieres con que en el Vantage M sí podré meter entrenamientos por fases?

        Y otra cosa: ¿sabes cuánto puede tardar Garmin en renovar el 225 y el 735XT? Me gustaría ver lo que presentan, pero no sé hasta qué punto puedo confiar en que lo presenten antes de mediados/finales de noviembre, que es cuando sale el Polar.

        Empieza a ser ya una necesidad en mi caso lo de disponer de una herramienta de estas características, sobre todo que me mida las pulsaciones en el agua.

        Un saludo.

        • Cuando hablo de entrenamiento por fases me refiero a lo que comentas de entrenamientos con distintas series, intervalos y repeticiones. Algo como 100 metros a croll, 200 de espaldas, 3×50 recuperando 10”, …, se podría meter en ambos relojes con más o menos detalle, pero en natación es bastante coñazo por lo diferentes y largos que sulen ser. Al final casi todo el mundo lo lleva en papel. Lo de las novedades de Garmin, últimamente van a su rollo y ya no hay calendario fijo, no se si se esperarán a final de año o ya en enero. Ten en cuenta que las pulsaciones con Garmin sólo se pueden medir vía pulsómetro externo específicos, en todos los modelos antiguos y supongo que también en estos dos nuevos, por lo que ahí el Vantage M tiene una ventaja. Yo ahora mismo pensaría o en el Vantage M o en el FR735xt, y entre esos me decidiría.

          • Vale. Entendido. Sí, al final lo utilizaré el conteo de largos para cuando haga largas distancias (2.000,3.000,4.000…) y los días de técnica lo llevaré en una hoja y listo.

            Sí, si Garmin no presenta nada de aquí a navidades decidiré entre el 735XT y el Polar Vantage M. Seguramente entre esos dos me quedaré por el Polar por el tema de que es más nuevo, vale lo mismo y encima me mide las pulsaciones en el agua. Creo que es un plus, a falta de ver cómo de fiable es, muy muy interesante. Me imagino que la resolución de pantalla, también será mayor en el Polar.

Dejar respuesta

Por favor deja tu comentario
Por favor deja tu nombre
Los datos de carácter personal (nombre, e-mail, ...) que nos proporciones rellenando estos campos serán tratados de forma transparente y segura por el representante de esta web (Victor Manuel Cabrera Ros). La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos es la de gestionar, mostrar y moderar los comentarios que acompañan a los artículos. La legitimación se realiza por consentimiento del usuario y los datos se alojarán en los servidores propios de Premarathon.com (ver política de privacidad) dentro de la UE. Así mismo, tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional de la  política de privacidad. Si además marcas la casilla de "Suscríbeme al newsletter mensual de PreMarathon.com", los datos se guardarán en la lista de MailChimp (proveedor de Premarathon.com ) fuera de la UE, en EEUU, aunque el proveedor Mailchimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, así que puedes estar tranquilo. En todos los mails de las newsletter mensual que recibas habrá un enlace para darte de baja.  Hasta que no se solicite su supresión por el interesado, se almacenarán los datos proporcionados. Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en está página.