Batería del reloj-gps: ¿cómo aumentar la autonomía y alargar la vida útil?

3

Hablar de la batería de un reloj gps quizás no sea el tema más interesante del mundo. Tampoco es que nadie me lo haya pedido expresamente, pero sí que sois muchos los me preguntáis cuánto va durar la batería de vuestro nuevo Garmin, si lo podéis cargar desde el usb del ordenador, si hay que esperar hasta que se agote para cargarlo o cómo estirarla un poco en carreras de larga distancia.  La idea de este artículo no es otra que la de ir contestando de la forma más concisa (y menos aburrida) posible a las cuestiones anteriores.

Y, aunque muchos de vosotros cambiéis de reloj gps mucho antes de que la batería empiece a tener señales de uso, tampoco os vendrá mal desmitificar algunas viejas ideas y conocer cómo sacarle el máximo de su capacidad.

¿Tipo de batería en los relojes gps actuales?

Desde hace bastantes años, todas las baterías de los relojes gps y ciclocomputadores son de tipo recargable de iones de Litio (Li-ion), tanto en los viejos Forerunner 310xt como en los nuevos Forerunner 245. Por ello, independientemente de la marca del gps que llevemos en la muñeca o en la bici, todas las baterías de iones de Litio que hay en su interior comparten las siguientes características:

  • Las baterías de ion-litio no se ven (casi) afectadas por el efecto «memoria de carga» (reduce la capacidad de las baterías con cargas incompleta), aunque se recomienda una descarga/carga completa cada cierto tiempo (1-2 meses).
  • La capacidad de las baterías de iones de litio se reduce con el tiempo. Es un hecho inevitable. Tras dos o tres años, su capacidad máxima de carga se reduce entorno al 20% (valor que varía en función de las condiciones de funcionamiento).
  • La capacidad de las baterías de iones de litio se reduce con el número de cargas, es lo que se denomina ciclo de vida. A partir de los 300-500 ciclos completos de carga [0-100%], su capacidad de carga se reduce en un 20%, porcentaje que variará en función del uso y las condiciones de funcionamiento (veremos en el siguiente apartado cómo reducir esa pérdida).
  • El calor excesivo y prolongado [>45ºC] reduce la capacidad de carga de las baterías.
  • La pérdida de capacidad de carga por el uso y/o tiempo es irreversible.
  • Las baterías de iones de litio se descargan muy lentamente aunque no se use el dispositivo.

¿Qué quiere decir todo lo anterior? Básicamente, que no tenemos que preocuparnos en exceso por que nuestro reloj gps vaya a morir en un futuro a causa de la pérdida de capacidad de la batería. Si hacéis cálculos rápidos, veréis que no llegaremos a los 300 ciclos de carga hasta pasados varios años de uso (2 cargas semanales completas, que es muchísimo, nos daría como resultado 3 años). Y, en todo caso, lo que notaremos es que su capacidad máxima de carga se ve reducida en un porcentaje limitado. Si antes nos duraba 15 horas en modo gps, tras 3 años sólo tendremos unas 11-12 horas (no del todo una ruina).

Para ser más exactos, veamos qué es lo que dicen alguna de las marcas de gps más conocidas en sus manuales de seguridad e instrucciones de uso:

  • Garmin estima que sus baterías «deben tener aproximadamente el 80% de su capacidad original después de algunos años de frecuentes ciclos de carga/descarga».
  • Suunto cubre la sustitución de la batería del reloj durante un año o un máximo de 300
    cargas, lo que tenga lugar primero.
  • Polar nos advierte que las baterías recargables tienen un número limitado de ciclos de carga y nos confirma que «podrás cargar y descargar la batería más de 500 veces antes de que se aprecie una disminución de su capacidad».

En resumen, todos los fabricantes nos avisan de la pérdida de capacidad de las baterías de iones de Litio con el tiempo y/o a partir de un número determinado de ciclos de carga, entre 300 y 500.

¿Cómo aumentar la vida útil de la batería de tu reloj gps?

Ya sabemos que inevitablemente vamos a tener un deterioro de la capacidad de carga de la batería de nuestro reloj o ciclocomputador gps, pero sí que es posible reducir ese deterioro siguiendo un principio básico, evitar los extremos y que la batería se estrese. En la práctica, si queremos disminuir el porcentaje de pérdida de capacidad de carga debemos seguir dos reglas básicas:

  • Evitar las temperaturas extremas. Por ejemplo nunca dejando el reloj cargar al sol o dentro de una mochila, así como, tampoco cargarlo en exterior cuando las temperaturas estén por debajo de 0ºC.
  • Evitar las cargas de batería extremas. Es decir, no tenemos que esperar a que el reloj gps se descargue por completo ni tampoco hacer cargas completas del 5-10% a 100%. Si queremos alargar la vida útil de la batería lo más recomendable es realizar cargas parciales que mantengan siempre el reloj a mitad de carga, por ejemplo con cargas de un 25% hasta el 75%.

En resumen, evitando las temperaturas extremas durante la cargas y con cargas parciales conseguiremos que la pérdida de capacidad de la batería no sea tan grande con el paso de los años o al menos sea menor a ese 20% estimado tras dos/tres años o 300/500 ciclos de carga.

Por ello, cargas cortas de 30 minutos cada pocos días harán que tu batería se mantenga en mejores condiciones. Por contra, siempre estaremos desaprovechando parte de la autonomía total que nos ofrece el reloj. En esa dualidad nos tendremos que mover.

Mi consejo sería tampoco obsesionarse mucho con ¿cuándo cargar el reloj?. Ya hemos visto que la pérdida de carga es relativamente pequeña tras dos o tres años de uso, pero sí que debemos evitar realizar siempre cargas de 0 a 100%, realizando cargas completas sólo cuando tengamos una carrera o salidas de larga duración al día siguiente  o nos vayamos a ir de viaje y no queramos estar pendientes del cable de carga cada poco.

Así mismo, si lo vais a dejar almacenado durante un período de tiempo prolongado, por ejemplo por lesión o porque es vuestro gps de reserva, hay que evitar que la batería del dispositivo se descargue completamente mientras no lo usamos. Por ello, guardarlo siempre con una carga de alrededor del 50%, en lugares secos y a temperatura entre 0 y 25ºC. Esa carga le dará al reloj de 2-3 meses, si va a estar más tiempo almacenado, poned un recordatorio para realizar otra carga. Si se ha descargado por completo tras varios meses de uso, tened paciencia porque le costará más de lo habitual volver a empezar a cargar.

¿Cómo cargar tu reloj gps?

La respuesta sencilla sería que los relojes gps se cargan igual que un móvil. Siempre con el cable original que viene con el reloj (evitad en la medida de lo posible las copias chinas super baratas) y conectado a un puerto usb de ordenador o al de un adaptador usb de pared (los típicos que utilizamos para cargar el móvil). Los adaptadores usb de pared deben ser de 5V (la gran mayoría son de ese voltaje) y deben tener una intensidad de carga de al menos 500 mA (se puede también con cargadores de mayor intensidad).

Ejemplo de sistema de carga por pines de contacto en dos relojes gps de Garmin.
Ejemplo del sistema de carga por pines de contacto en dos relojes gps de Garmin.

La única precaución a tener en cuenta es que comprobéis siempre antes de cargarlo que el sistema de carga del reloj, ya sean pines metálicos de contacto o un micro-usb, está limpio y seco. Aunque los relojes dejan de cargar cuando están al 100% de la carga, no está de más no tenerlo conectado mucho más tiempo del necesario.

¿Cómo aumentar o conseguir la máxima autonomía en un reloj gps?

Ya sabemos cómo alargar la vida útil de la batería de nuestro reloj gps o ciclocomputador. Ahora bien, ¿cómo conseguimos exprimir al máximo la capacidad de la batería para obtener la mayor autonomía posible? Básicamente, dejando de usar funciones, alertas y conexiones más o menos innecesarias.

Antes de entrar en materia, quería dejar claro que en los dispositivos gps el mayor consumo se debe al uso del GPS (seguido cada vez más de cerca por la iluminación de la pantalla). Por dicho motivo, siempre encontraremos en las especificaciones técnicas la autonomía dividida en dos, autonomía en modo deportivo con gps (de 5 a 40 horas) y autonomía en modo reloj/smartwatch (de un día a incluso varias semanas).

Además, en el último año y medio, casi todas las marcas han hecho grandes progresos para extender la autonomía en modo deportivo con gps hasta las 40 horas de modelos como el Polar Vantage V o el Forerunner 945. Casi todas usan en sus nuevos relojes gps (Suunto 5, Forerunner 245 y Polar Ignite) el nuevo chip-set GPS de Sony con considerable menor consumo de batería. Avances que contrastan con el estancamiento de la autonomía en modo reloj, que incluso se reduce al tener cada mayor número de funciones inteligentes y pantallas con mayor resolución y brillo sin que haya habido un cambio sustancial en la tecnología de las baterías utilizadas.


Listado de relojes gps con 
mayor autonomía en modo gps (1 seg).
  1. Garmin Fenix 6X PRO/ZAFIRO: 60 horas. PVP 749 € (stock en amazon).
  2. Polar Vantage V: 40 horas PVP 499 € (ofertas desde 389 €).
  3. Polar Vantage V Titan: 40 horas PVP 599 € (ofertas desde 539 €).
  4. Garmin Fenix 6 y 6 PRO: 36 horas. PVP desde 599/699 € (stock en amazon).
  5. Garmin Forerunner 945: 36 horas. PVP 599 € (stock en wiggle).
  6. Garmin Fenix 5X Plus: 32 horas PVP 799 € (ofertas desde 648 €).
  7. Polar Vantage M: 25-30 horas. PVP 279 € (ofertas desde 229 €).
  8. Suunto 9 Baro: 25 horas. PVP 599 € (ofertas desde 436 €).
  9. Suunto 9: 25 horas. PVP 499 € (ofertas desde 380 €).
  10. Garmin Fenix 6S y 6S PRO: 25 horas. PVP desde 599€/699 € (stock en amazon).
  11. Garmin Fenix 5: 24 horas. PVP 599 € (ofertas desde 329-370 €).
  12. Garmin Forerunner 935: 24 horas. PVP 449 € (ofertas desde 370 €).  
  13. Garmin Forerunner 245: 24 horas PVP 299 € (stock en wiggle).
  14. Suunto 5: 20 horas. PVP 329 € (stock en amazon).
  15. Garmin Fenix 5 Plus: 18 horas. PVP 649 € (ofertas desde 510-569 €).

Entendido todo lo anterior, veamos que opciones tocar y/o desactivar para extender la autonomía de nuestro reloj gps, tanto en modo deportivo con gps, como en modo reloj de diario o smartwatch.

  • GPS: no se trata de desactivarlo (salvo que entrenemos en interior), pero sí tened en cuenta que la configuración GPS+GLONASS o GPS+GALILEO consume un 20% más que la configuración GPS básica. Aunque en algunas situaciones puede mejorar la precisión (mayor número de satélites disponibles), si vamos justos de autonomía o la carrera es muy larga, convendrá desactivar la compatibilidad con la red rusa (GLONASS) y/o la red europea de satélites (GALILEO). Así mismo, aunque casi todos los relojes gps suelen tener un modo «ULTRA» o «ULTRATRACK», salvo en contadas ocasiones (trayectos muy rectilíneos), la imprecisión de esa configuración hace que no merezca la pena utilizarlos y sea siempre más útil hacer una recarga intermedia mediante una batería externa en alguno de los avituallamientos de la carrera o salida.
  • MÚSICA: en los últimos modelos con almacenamiento de música integrada, la reproducción de música mientras hacemos deporte reduce considerablemente la autonomía del reloj, dejándola en casi más de un tercio si también utilizamos el GPS.
  • ILUMINACIÓN: reducirla a lo mínimo imprescindible y notaréis un gran aumento de autonomía. Desactivar la activación con gesto de muñeca y reducir el tiempo al mínimo imprescindible cuando se activa con las alertas o al tocar un botón conseguirá extender más si cabe las horas de batería de vuestro reloj. Es sin duda uno de los coladeros más grandes de consumo de batería en los relojes gps, sobre todo en pantallas muy brillantes como la de los Fitbit, Apple o el nuevo Polar Ignite (por ello suelen estar en modo apagado por defecto).
  • NAVEGACIÓN: siempre que el gps esté procesando información, por ejemplo al seguir una ruta en la que cada cierto tiempo recibimos avisos de giro o va redibujando la ruta sobre el mapa, el dispositivo estará haciendo un consumo extra de batería. Si vamos justos de autonomía, reducir la navegación al mínimo. Normalmente siempre podemos cargar una ruta a mitad de actividad y no durante toda ella. La teoría es que cuanto menos cambios veamos en una pantalla de datos menos consumo tendrá el reloj.
  • SENSORES: más que el consumo de estos, que suele ser reducido, intentad evitar que el reloj esté buscando sensores externos que no lleváis encima en una carrera o en la bicicleta. Para ello, entrad en la configuración de los sensores externos de vuestro reloj o ciclocomputador GPS y desactivarlos antes de salir (no borrarlos).
  • ALERTAS: además de ir activando la iluminación cada poco, la vibración no deja de ser un pequeño «motorcillo» que consume batería. Si tenemos activados varios tipos de alerta, con avisos constantes (ritmo, cadencia o pulso), se reducirá la autonomía disponible bastante. A menor número de alertas, mayor autonomía.
  • PANTALLAS DE DATOS: utilizar una única pantalla de datos reducirá un poco el consumo de autonomía del reloj. Así mismo, el cambio de pantallas automático también es un elemento que consume más batería.
  • PANTALLA DE RELOJ: si utilizamos un formato de reloj sin elementos que vayan cambiando constantemente (segundero, pulso, …) tendremos un menor consumo de batería.
  • CONECTIVIDAD MÓVIL: el consumo excesivo, más que por la conectividad Bluetooth en sí misma, se debe a las notificaciones (vibración+iluminación) que vamos recibiendo. Para una carrera o si tenemos poca autonomía, lo más eficiente es desconectar la conectividad bluetooth del reloj.
  • REGISTRO DE ACTIVIDAD DIARIA: si realmente no utilizamos el reloj para monitorizar nuestros pasos diarios ni el sueño, podemos desactivarlo para reducir el consumo de batería, aunque no nos dará muchísima más autonomía.
  • PULSÓMETRO ÓPTICO: lo pongo al final porque realmente tiene un consumo bastante bajo. En todo caso, siempre se puede desconectar para estirar la autonomía al máximo, tanto en modo deportivo, como en modo diario si el dispositivo registra el pulso las 24 horas del día.

En todo caso, la idea no es desconectar todas las opciones que nos da el reloj para siempre. Ni mucho menos. Sólo quería destacar qué elementos tienen un mayor consumo de la batería de nuestro gps para poder jugar con ellos en el caso de necesitar extender al máximo la autonomía cuando realmente lo necesitemos. En Garmin o Polar, estos cambios los tendremos que hacer de forma manual y uno a uno. Suunto, por el contrario, tiene una gestión de la autonomía automatizada desde cada perfil deportivo que va ofreciendo al usuario distintos modos de ahorro, con mayor o menor autonomía, en función de las opciones que desconecta.

¿Cómo medir la autonomía real de un reloj gps?

Otra de las dudas que recibo habitualmente está relacionada con la poca autonomía de vuestro reloj gps:

  • En modelos recién comprados, dónde el motivo suele ser que habéis estado varias horas trasteando con él (iluminación) y no porque haya salido defectuoso.
  • En modelos que tras meses de uso, de repente, sufren una pérdida drástica de autonomía. En esta ocasión, la mayoría de veces se debe a una actualización de firmware con algún «bug» o, por desgracia, porque algo en el reloj, software o hardware, ha empezado a fallar de forma irreversible pero siempre en menor medida que la primera causa. Tened en cuenta además que, tras varios meses de uso intensivo, puede que el gps no muestre de forma correcta el porcentaje real de batería. Se recomienda hacer un ciclo de carga completo (descarga completa/carga completa) para solucionar ese problema.
  • En modelos con la posibilidad de instalar aplicaciones de terceros (Garmin, Apple o Fitbit), una de las causas más habituales de un consumo excesivo de recursos de la batería puede ser la última pantalla de reloj que estáis utilizando o alguna aplicación no del todo bien ejecutada.

En todo caso, para estar seguro de que vuestro reloj gps no consume más batería de lo normal, no está de más hacer un par de pruebas para comprobarlo.

La prueba más sencilla es dejar el reloj por la noche con un perfil de actividad en exterior activado apoyado en un balcón o terraza para que pueda captar la señal gps (¡ojo¡ que esté bien sujeto y no acabe en la calle o se lo lleve un pájaro). Dejad que se acabe por completo la batería y al encender el reloj os dará la opción de guardar la actividad. Tras sincronizar la actividad con la aplicación de vuestro reloj gps tendréis un resumen de actividad similar al de la siguiente imagen.

prueba para comprobar la autonomía máxima de un reloj gps

Esta prueba en «estático» nos dará un dato, más o menos real, sobre la autonomía máxima que tiene el reloj en modo gps, que debería estar muy cerca del valor que nos ofrece el fabricante. Esas horas de autonomía máxima estarán un poco por encima de las que realmente podremos aprovechar en cualquier actividad en exterior real. Tened en cuenta que durante la prueba no se ha gastado prácticamente iluminación y, al ser en estático, el sensor de pulso se suele desconectar al no notar movimiento el acelerómetro interno.

Si queréis pruebas más exactas, no queda otra que ir anotando, antes y después de cada actividad concreta, el porcentaje de batería, pero siempre teniendo en cuenta que opciones de las del anterior apartado tenéis activadas y cuáles no. Con esas anotaciones podréis ir sacando el porcentaje de batería que gasta vuestro reloj por cada hora de actividad (%/h). A modo de ejemplo tenéis una prueba con dos relojes distintos donde se puede apreciar  como los antiguos chips gps de Garmin tienen un consumo mayor (mayor pendiente) que los chips gps de Sony que llevan ahora los nuevos modelos como el Forerunner 245 o el 945 (también lo utilizan los nuevos Suunto y Polar).

diferencia de consumo batería con el chip-set gps de Sony en modelos Garmin

Si tenéis un Garmin compatible con las aplicaciones de Connect IQ, también podéis llevar el control de la batería de forma más sencilla mediante alguno de los widgets disponibles en esa plataforma de aplicaciones que hay diseñados para dicho control. Aunque hay bastantes, el widget más descargado es Battery Gauge y nos mostrará un gráfico como el anterior en el propio reloj. Además, podremos consultar el consumo de la última hora, el último día o desde la última vez que lo hayamos marcado nosotros manualmente.

App de Connect IQ Battery Gauge para controlar el consumo de batería de los Garmin.
App de Connect IQ Battery Gauge para controlar el consumo de batería de los Garmin.

En resumen, tres formas sencillas para medir el consumo de la batería de vuestro reloj que os pueden servir para ir comprobando qué funciones y opciones consumen más batería o simplemente confirmar si realmente vuestro dispositivo gps tiene algún fallo. Tened en cuenta que casi la totalidad de las veces que haya un consumo anormal de batería, éste se deberá a problemas de software más que a un problema interno del reloj. Por ello, probad antes de pelear con el servicio técnico a restaurar el reloj y volved a comprobar si el consumo sigue siendo excesivo.


Aunque al final me he extendido más de la cuenta hablando de una simple batería de iones de litio, creo que, más o menos, os habrá quedado claro cuáles son los principios básicos para alargar su vida (y la de vuestro reloj) y también cómo podéis reducir el consumo jugando con las distintas opciones del mismo. Espero que os haya resultado más interesante de lo que el propio título auguraba y, como siempre, si tenéis cualquier duda, sugerencia o alabanza ;-) dejadla en los comentarios y os intentaré contestar lo antes posible.

Recordad que podéis seguir todo lo que voy publicando a través de las redes sociales (@Premarathon/Facebook), que tengo un bonito canal de youtube donde encontraréis más análisis y pruebas de tecnología deportiva y que, siempre que os apetezca, podéis apoyar el contenido que escribo comprando a través de los links de las diferentes tiendas on-line que acompañan a los artículos o cualquier otro producto a través de este enlace de amazon. Gracias por leerme y hasta el siguiente artículo.

Victor – @PreMarathon

Índice de artículos de tecnología deportiva.

Ofertas recomendadas:relojes gps de oferta y baratos

3 COMENTARIOS

  1. Muy completo. No sé si he entendido bien lo del ciclo de cargas entonces….¿5 cargas distintas de un 20% equivalen a un ciclo de carga completo?, ¿teóricamente se podrían hacer 600-1000 recargas del 25% al 75% de la capacidad total de la batería sin que se empezase a degradar? ¿O simplemente con que empiece a cargar ya es un ciclo de carga? (por ejemplo cuando conecto el reloj al ordenador con el USB para sincronizar actividades que por defecto empieza a cargarse un poco). Gracias por las aclaraciones. Saludos.

    • Exacto, 5 cargas de 20% es un carga completa. No cuenta como ciclo de carga completo el que lo conectes a un USB para sincronizar. Y se pueden hacer entre 600-1000 cargas del 25-75 % antes de que empiece a degradarse, y aún así, se degradará menos la batería que si haces las 300-500 completas.
      Un saludo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deja tu comentario
Por favor deja tu nombre
Los datos de carácter personal (nombre, e-mail, ...) que nos proporciones rellenando estos campos serán tratados de forma transparente y segura por el representante de esta web (Victor Cabrera). La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos es la de gestionar, mostrar y moderar los comentarios que acompañan a los artículos. La legitimación se realiza por consentimiento del usuario y los datos se alojarán en los servidores propios de Premarathon.com (ver política de privacidad) dentro de la UE. Así mismo, tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional de la  política de privacidad. Si además marcas la casilla de "Suscríbeme al newsletter mensual de PreMarathon.com", los datos se guardarán en la lista de MailChimp (proveedor de Premarathon.com ) fuera de la UE, en EEUU, aunque el proveedor Mailchimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, así que puedes estar tranquilo. En todos los mails de las newsletter mensual que recibas habrá un enlace para darte de baja.  Hasta que no se solicite su supresión por el interesado, se almacenarán los datos proporcionados. Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en está página.